Montañas en Manabí arden y afectan fauna

Guantas quemadas fueron encontradas inertes la semana pasada en vías de la parroquia Ayacucho, en el cantón Santa Ana. Y no son las únicas especies animales que han sufrido problemas por los incendios forestales que afectan desde la semana pasada a varias comunidades y parroquias de este cantón manabita.

Monos aulladores, guatusos, guacharacas y hasta venados ya ven cómo el bosque primario en el que circundaban en las montañas del sitio El Perico de la parroquia La Unión es consumido por el fuego desde la tarde del pasado sábado.

Ese es el último punto en donde un incendio forestal, –presumiblemente originado por quema de pastizales– sentencia el entorno de estas especies, declaró Cristian Macías, jefe del Cuerpo de Bomberos de Santa Ana.

“Hasta el momento desconocemos (orígenes del incendio forestal en La Unión), porque no hemos hecho una investigación porque estamos tratando de controlar el incendio”, expresó Macías.

Un agricultor de la parroquia La Unión –y quien no quiso identificarse–, señaló que muchos en esta zona optan por quemar terrenos antes de la época de invierno. “Aquí un jornalero nos cobra por día hasta 15 dólares y nosotros no tenemos ese dinero y más aún cuando para tener listo un terreno se requieren de varias personas en algunos días”, señaló.

Hasta ayer cerca de 300 hectáreas eran las afectadas en comunidades como Bonce, Monte Oscuro, San Miguel de Palo Largo, El Cerezo, cerro El Perico y otras de varias parroquias de Santa Ana, según Fernando Cedeño, alcalde del cantón.

El personero reconoce de los problemas que han causado los incendios, entre ellos pérdidas de cultivos y consecuencias irreversibles en la fauna. Dijo que el Magap está levantando información para conocer a cuánto ascienden las pérdidas por los cultivos y los árboles maderables.

“Se están apaciguando algunos puntos calientes y necesitamos la intervención. Estamos solicitando que venga un helicóptero (con ayuda de cisterna) e indicando a los tenientes políticos sobre las sanciones que habría”, declaró Cedeño, quien agregó que se está preparando un informe para hacer las denuncias con argumentos.

El artículo 246 del Código Orgánico Integral Penal refiere que “la persona que provoque directa o indirectamente incendios o instigue la comisión de tales actos en bosques nativos o plantados o páramos será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años…”

Ese mismo articulado señala que se exceptúan las quemas agrícolas o domésticas realizadas por las comunidades o pequeños agricultores en su territorio. Si las quemas se vuelven incontrolables y causan incendios forestales, la persona será sancionada por delito culposo con pena de 3 a 6 meses.

300 hectáreas estarían afectadas por los últimos incendios forestales reportados en montañas de Manabí. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: