Colombia realiza el mayor proceso de desminado

Colombia lleva adelante el mayor proceso de remoción de minas antipersonales en el mundo, con la intervención del 40% de los campos minados en el país y el compromiso de acabar con todos ellos en los próximos cinco años.

El gigantesco esfuerzo de Colombia fue destacado durante la décimoquinta reunión de los estados partes la Convención sobre la prohibición de uso de minas antipersonales, más conocida como Convención de Ottawa, que arrancó este lunes en Santiago.

“Es el proceso más grande de desminado hoy en curso”, dijo el canciller chileno Heraldo Muñoz en la ceremonia de inauguración de la reunión, que congrega a 400 delegados de los 162 países miembros de la Convención.

Después de más de cinco décadas de conflicto armado interno, Colombia tiene más de 52 millones de kilómetros cuadrados (km2) sembrados de minas antipersonales, especialmente en los departamentos de Antioquia, Meta, Caquetá, Nariño y Norte de Santander, con un saldo de 11.460 víctimas reportadas en los últimos 26 años, de las cuales un 38,7% son civiles.

Hasta hace dos años, sólo Afganistán superaba a Colombia en el número de víctimas de minas antipersonales. En 2016, se ubicó en el sexto lugar de nuevas víctimas.

- Proceso de desminado -

Como parte del acuerdo de paz firmado recientemente con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin a 52 años de conflicto, Colombia puso en marcha un programa nacional de desminado que incluye la intervención del 40% del territorio contaminado, equivalente a unos 21 millones de km2, que deberían quedar libre de minas en los próximos dos años.

La meta final es declarar a Colombia libre de minas antipersonales en 2021.

En el desminado, que se activó en agosto pasado, participan unos 10.000 efectivos.

“El proceso de desminado es un paso muy importante dentro del proceso de paz”, resaltó Megan Burke, directora de la campaña internacional para la prohibición de campos minados (ICBL, en inglés).

La remoción de minas es extremadamente compleja: en su mayoría se trata de artefactos explosivos improvisados con características de minas, instaladas por grupos armados ilegales.

En la composición de estos se puede encontrar desde pólvora negra, Indugel, RDX y Pentolita entre otros compuestos, instalados en su mayoría sobre envases metálicos, de plástico o vidrio con mecanismos de activación diversos, lo que hace más difícil su detección y desactivación por parte de las brigadas de desminado. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: