Incertidumbre sobre el futuro de Cuba y el sucesor de Raúl Castro

Sus palabras y su imagen habían llenado los libros escolares, las ondas de los medios electrónicos y los periódicos desde antes de que muchos de ellos nacieran. Ahora los cubanos deben enfrentar la vida sin Fidel Castro, el líder que guio a su isla tanto a una mayor igualdad social como a años de ruina económica.

Aunque muchos se dolían, otros expresaron en privado la esperanza de que su fallecimiento le permita a Cuba moverse con mayor rapidez hacia un futuro más abierto y próspero bajo el gobierno de su hermano menor, Raúl Castro.

En Miami, más allá de la celebración por el fin de una era, los cubanos no eran muy optimistas sobre el futuro.

Su muerte se produce en medio del lento proceso de cambios económicos y diplomáticos emprendidos por Raúl, con los que ha prometido modernizar la ineficiente economía centralizada sin descarrilar a Cuba de la senda socialista.

Analistas creen que el deceso difícilmente representará un giro político en la isla. “No creo que la muerte de Fidel sea la gran prueba. La gran prueba será transferir las riendas de la revolución a la próxima generación, y eso ocurrirá cuando Raúl deje el poder”, dijo Phil Peters, experto del Lexington Institute en Washington.

Raúl, de 85 años, enfrenta además la difícil tarea de elegir un sucesor en un panorama político aún dominado por sus ancianos compañeros de armas.

Con Fidel muerto y Raúl que programó su salida del poder para el 2018, surge la incógnita sobre quién será el sucesor, lo que podría provocar una pugna por el poder. Las dudas también apuntan a si la nueva generación de dirigentes pueden garantizar el futuro de la revolución socialista,

Raúl revirtió medidas emblemáticas de Fidel al acabar con prohibiciones ‘excesivas’ y restablecer las relaciones con EE.UU. La muerte de ‘el Comandante’ se suma al temor de los cubanos a que el nuevo presidente electo de EE.UU., Donald Trump, dé un portazo a los embrionarios vínculos comerciales y turísticos alcanzados con Barack Obama.

“La política de Trump es muy agresiva. Hay que esperar a ver lo que hace. Parece empeorar la cosa para Latinoamérica y Cuba en particular”, dijo Pedro Machado, de 68 años, un ingeniero en investigación marina retirado.

Grupos de defensores de los derechos humanos se preguntan ¿cómo se verán los derechos humanos en la Cuba del futuro? La vida de muchas personas depende de esa respuesta dijo Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: