De las emergenciasneurológicas

Se ha hablado mucho sobre el sistema integrado de salud que existe en el país, pero si tomamos como referencia una de las emergencias más frecuentes en Neurología, el infarto y la hemorragia cerebral (“derrame cerebral”), no se ha hecho nada.

Se ha comprobado en múltiples estudios internacionales, que mientras más rápido sean atendidos en emergencia de un hospital o clínica, los pacientes con estas patologías, su pronóstico mejorará sustancialmente; se habla de no más de 3 horas, pero mientras sea más temprano, mejor.

Todos los estudios coinciden en tres factores: en primer lugar, se necesita una educación intensiva de la población a través de los medios de comunicación sobre ciertos signos neurológicos que alertarían sobre la inminencia de estas emergencias, por ejemplo, la debilidad en la cara y en el brazo o en este; dificultad para hablar, pérdida de visión y vértigo repentino.

Luego, debería haber una coordinación inmediata con el servicio de emergencias 911, cuyo personal entrenado para suministrar los primeros auxilios, inmediatamente trasladar al paciente a una casa de salud que tenga la infraestructura humana y técnica para afrontar estas emergencias. Implementar este sistema no es fácil, pero sí es posible y es la única manera práctica de realmente ayudar a los pacientes con infarto y hemorragia cerebrales. (O)

Francisco Javier Sánchez Espinoza,
Doctor en Neurología, Guayaquil

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: