Temas

Muerte de Fidel Castro

Fidel Castro

Políticos

Revoluciones


En Cuba, Fidel Castro decidía todo según 'El Plan Fidel'

Fidel Castro decidió durante medio siglo en Cuba desde una masiva campaña para eliminar el analfabetismo en un año o una zafra azucarera millonaria hasta cuántos gramos de café debía consumir al día cada cubano.

Los "Plan Fidel" pulularon como hongos en Cuba en los años 1960 y 1970 en un afán del Comandante en Jefe de avanzar por atajos hacia el desarrollo y demostrar la capacidad de una isla en revolución, según sus partidarios.

Sus detractores, por el contrario, lo acusaron de "voluntarismo", pues si bien obtuvo éxitos rotundos, como la campaña de alfabetización en 1961, también cosechó estrepitosos fracasos como la zafra de 1970, cuando movilizó a todo el país para hacer saltar la producción azucarera de 7 a 10 millones de toneladas, y apenas llegó a 8,1.

Un país a imagen de Fidel

Un nuncio apostólico le enseñó a preparar comida italiana y le mostró sus valores energéticos. Entonces Cuba se llenó de pizzerías, gracias a una tubería de trigo soviético y todavía ahora, sin trigo barato, la pizza sigue siendo el "fast-food" nacional.

En los años 1990, después de sus primeros trastornos de salud, se volvió amante de los vegetales y el chocolate. Discotecas y restaurantes fueron convertidos en vegetarianos y la "libreta" de abastecimiento agregó unos gramos de "chocolatín" (cacao en polvo), que pese a ser subsidiado era algo caro para la población.

Lea también: Murió Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana, a los 90 años

En todas partes de la isla había un "Plan Fidel": centros de experimentación donde el Comandante hacía criar búfalos vietnamitas o sementales holandeses, o fabricar quesos estilo francés e incluso el modesto whisky Old Havana, en la tierra de uno de los mejores rones del mundo.

Su amigo, el premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez, fallecido en 2014, decía que Castro era incapaz de generar una idea que no fuera "descomunal" y que no había un proyecto, "colosal o milimétrico", en el que no se empeñara "con una pasión encarnizada".

De lo mega a lo micro

Cualquier asunto en Cuba era puesto bajo su consideración, lo que los analistas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos tildaban de "microadministración", calificativo del que él se reía.

Un veterano opositor que había solicitado permiso temporal de salida del país ante una oficina migratoria se quedó atónito cuando el Comandante en Jefe mencionó ante las cámaras de televisión que el documento llevaba varios días en su escritorio esperando su aprobación.

Su último megaplán, antes de ceder el poder a su hermano Raúl en 2006, llegó con su respectiva microadministración: en su "revolución energética" envió a miles de trabajadores sociales a las casas de la isla a sustituir millones de viejos electrodomésticos soviéticos por chinos y bombillos incandescentes por ahorradores. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: