El hospital Luis Vernaza, ícono por 452 años

El primer hospital de Guayaquil, que acogió el nombre Luis Vernaza en 1942 y donde se atienden medio millón de pacientes al año, llega hoy a sus 452 años de vida institucional con nuevos avances médicos, equipamiento renovado y la proyección de acreditarse para realizar trasplantes de corazón en unos dos años.

A esto último, el centro dirige su atención. Los profesionales de esa especialidad se están capacitando y algunos harán una pasantía en el exterior. Esperan que en un año y medio puedan iniciar el proceso de acreditación, señala Adrián Huerta, gerente del centro, situado en las faldas del cerro del Carmen.

Este centro está acreditado para realizar los trasplantes de córneas, renales y hepáticos. En siete años se han realizado 226 de córneas, 120 de riñón y, en los últimos cuatro, 34 de hígado. También tiene un banco de tejidos, que fue reacreditado en septiembre y cuenta con más de 1.200 tejidos de piel, hueso, tendones, válvulas cardiacas, membranas amnióticas, córneas y escleras.

Pero en ese banco no solo se preservan los tejidos. Desde este año crean moldes –de un material plástico– con impresión 3D del tamaño y volumen de la parte del hueso que los cirujanos necesitan reemplazar (por tumor, fractura, entre otras causas) y luego con esas medidas exactas tallar el hueso que será implantado al paciente.

Se han hecho siete de estos procedimientos y no solo para este centro, prestan el servicio a otros hospitales, refiere Winston Jaramillo, encargado de este trabajo.

A este avance tecnológico se suma la fabricación de prótesis mecánicas y de una impresora 3D más grande. Han reconstruido dos manos personalizadas –en base de tecnología tomográfica– para dos jóvenes que perdieron sus manos.

Ahora el desafío es hacer prótesis mioeléctricas que funcionan con el impulso eléctrico, que generan los músculos al flexionarlos. Están haciendo un prototipo, sostiene Jaramillo.

Otra área que se ha fortalecido con equipamiento es el laboratorio de biología molecular, donde se pueden diagnosticar enfermedades tropicales como virus del Zika, pruebas de control para pacientes con VIH, estudios del virus del papiloma humano, entre otras.

A los quirófanos se les ha incluido un nuevo aparato para hacer electrofisiología cardiaca, el cual permite tener una mejor definición para diagnosticar y tratar las arritmias cardiacas, refiere el gerente.

Así avanza el centro regentado por la Junta de Beneficencia que tiene 589 médicos y capacidad de 640 camas, divididas en 482 para general y 158 para pacientes del IESS y de seguros privados.

Exoneraciones
La Junta de Beneficencia exonera al mes entre un millón y un millón y medio de dólares en la atención general que presta el hospital Luis Vernaza.

Misa
Por el aniversario se realiza hoy una homilía, a las 11:00, en la capilla de la casa de salud. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: