Con un Ken de carne y hueso se denuncian las condiciones en las que se fabrican juguetes

Una versión en carne y hueso de Ken, novio de la célebre muñeca Barbie, apareció este miércoles en un gigante embalaje en Lausana (Suiza) en el marco de una campaña para denunciar las condiciones de trabajo en las fábricas de juguetes en China.

Los transeúntes eran invitados a hacerse fotografías junto a la caja gigante, en la que estaba Ken con traje oscuro, ubicada frente a la estación de tren de Lausana.

La ONG Solidar Suisse, que lleva a cabo esta acción, puso en línea una petición en la que se pide a Mattel, una de las mayores compañías de juguetes del mundo, así como a otros actores del sector, que garanticen condiciones de trabajo decentes en sus fábricas de China.

“Esta petición, que tiene ya 3.000 firmas, será presentada el 15 de diciembre en la sede europea de Mattel en Amsterdam”, explicó Lionel Frei, portavoz de la ONG.

Al acercarse las fiestas, la ONG quiere llamar la atención sobre el hecho de que “más de la mitad de los juguetes que llegan (...) son fabricados por obreros y obreras chinas que trabajan hasta 11 horas diarias en las cadenas de montaje”, explica Frei.

Según esta organización, duplicar los salarios de estos obreros aumentaría el precio de una Barbie –que se vende en tiendas en Suiza a 30 francos suizos (EUR 28, USD $ 30)– en solamente dos centavos. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: