Haitianos fueron a las urnas buscando salir de la crisis

Haití llevaba a cabo ayer una elección presidencial largamente retrasada, con las esperanzas puestas en que el nuevo Gobierno logre levantar la economía después de un devastador huracán y más de un año de inestabilidad política.

En octubre de 2015, la elección fue anulada por acusaciones de fraude y una votación reprogramada fue pospuesta el mes pasado por la llegada del huracán Matthew, que mató a cientos de personas y dejó a unos 1,4 millones con necesidad de asistencia humanitaria.

Hogares, escuelas y granjas del suroeste de Haití aún conservan las cicatrices de Matthew, que impactó con dureza a la nación de más de 10 millones de personas ubicadas en la mitad occidental de la isla de La Española, y que aún se trataba de recuperar del terremoto devastador del 2010, que dejó cerca de 1,5 millones de víctimas

Según BBC Mundo, el asunto más apremiante para quien sea el nuevo gobernante es la continua crisis humanitaria que ha vivido el país en siete años. Mientras las Naciones Unidas dice estar teniendo problemas con su asistencia en Haití por falta de ayuda extranjera.

La corrupción también es otro de los factores que agobía a esta empobrecida nación que ocupa el puesto 163 de los 188 países en el índice de Desarrollo Humano.

Analistas dijeron que una débil participación, muy probable por las circunstancias actuales, podría socavar la legitimidad de la elección, que hasta el cierre de esta edición no había arrojado aún ningún resultado.

A menos que un candidato obtenga más del 50 por ciento de los votos o gane por al menos un 25 por ciento, se llevará a cabo un balotaje entre los dos más votados, probablemente el 29 de enero. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: