La palabra diaria

La paz es mi aliento y la serenidad es el latido de mi corazón

Paz interna
Existe un ritmo básico en mi cuerpo que está en armonía con la conciencia divina. Esta cadencia sagrada también está en todos los seres vivos.Al aquietar mi mente y enfocar mis pensamientos en el compás natural de mi cuerpo, creo un ambiente vital de sosiego y paz que fomenta mi bienestar. Cuando practico centrar mi atención en mi respiración, mi cuerpo y mente se aquietan institivamente y los latidos de mi corazón se nivelan.Al prestar atención a los ritmos de mi cuerpo, descanso en un estado de paz profunda. A través de todo mi ser, experimento una sensación de armonía, aceptación y consuelo. Al continuar respirando, estoy consciente del Espíritu todopoderoso que respira por medio de mí.

Job 32:8
En todos nosotros hay un espíritu; el soplo del Todopoderoso nos da entendimiento. (F)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: