Vasta operación en Río de Janeiro tras estrellarse helicóptero policial en una favela

Una vasta operación policial se llevaba a cabo el domingo en la favela Cidade de Deus de Río de Janeiro, al día siguiente de que un helicóptero se estrellara en los alrededores cuando reforzaba acciones de seguridad, dejando cuatro agentes muertos.

“La operación policial, apoyada por un (vehículo) blindado, no tiene un plazo para concluir”, dijo el secretario de Seguridad del Estado, Roberto Sa, citado por el portal de noticias G1.

Al menos dos personas fueron arrestadas y otra resultó herida; también se incautaron drogas y armas, indicó la policía.

El helicóptero cayó la noche del sábado durante un intenso tiroteo, cuando la policía se enfrentaba a narcotraficantes que bloquearon una avenida y prendieron fuego a basureros y neumáticos, según fuentes de la Unidad de la Policía Pacificadora (UPP).

Un habitante de la favela indicó a la AFP que los enfrentamientos dejaron varios muertos entre los residentes, sin que esa información haya podido confirmarse con otras fuentes hasta el momento.

“Los servicios de inteligencia reportaron una disputa de territorio entre la milicia de la favela Gardenia y los traficantes de la favela Cidade de Deus, lo estamos investigando”, indicó Sa.

Los policías fallecidos serán velados a inicios de la tarde en la sede del Batallón de Operaciones de Choque de la ciudad.

Las autoridades iniciaron una investigación para determinar si el helicóptero fue afectado por el tiroteo o sufrió una avería. El secretario de seguridad subrayó que el aparato, que “no era blindado”, estaba en “buenas condiciones” de funcionamiento, según G1.

Con 6,5 millones de habitantes y una enorme desigualdad social, Rio enfrenta altos niveles de criminalidad, alimentados por bandas de delincuentes fuertemente armadas.

Desde 2008 las fuerzas de seguridad ocuparon varias favelas que estaban en manos de narcos desde hacía 30 años y desplegaron las UPP en 264 de esas barriadas carenciadas, en las que viven más de un millón y medio de personas, casi un cuarto de la población del estado de Río.

Cerca de 10.000 policías fueron desplegados en esas zonas, pero grupos de narcotraficantes intentan retomar el control de algunas de ellas. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: