Estados Unidos envía al espacio satélite meteorológico avanzado

El satélite meteorológico más avanzado a la fecha fue enviado al espacio la noche del sábado como parte de un programa de 11.000 millones de dólares para revolucionar los pronósticos del clima y salvar vidas.

El nuevo satélite GOES-R dará seguimiento al clima en Estados Unidos como nunca antes: huracanes, tornados, inundaciones, nubes de ceniza volcánica, incendios forestales, tormentas eléctricas e incluso tormentas solares.

Unos 50 meteorólogos de la televisión de diversas partes del país convergieron en el lugar del lanzamiento —entre ellos Al Roker, de la NBC— junto con 8.000 trabajadores e invitados del programa espacial.

“Lo emocionante es que vayamos a tener más datos, más a menudo, mucho más detallados y con mayores resoluciones“, dijo Roker. “Si podemos informar a la gente con 10, 15 o 20 minutos de anticipación, estamos hablando de salvar vidas.”

La idea es aumentar considerablemente la velocidad y la precisión de los pronósticos. Súper alta definición televisiva contra blanco y negro.

“Se trata en verdad de un salto cualitativo sobre cualquier satélite que la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés) haya puesto en órbita“, aseguró Stephen Volz, director de satélites de la NOAA.

“Para el público estadounidense, esto significará pronósticos meteorológicos más veloces y más precisos”, declaró Volz durante la semana. “También implicará un número mayor de vidas salvadas y mejor recolección de inteligencia ambiental” para las autoridades responsables de atender huracanes y otras evacuaciones.

El satélite también beneficiará a los viajeros de aviones así como a los equipos encargados de los lanzamientos de cohetes.

La mejora de los pronósticos del tiempo ayudará a los pilotos a evitar un mal clima y a los científicos de cohetes cancelar un lanzamiento.

El GOES-R es el primero de una serie cuatro satélites de alta tecnología. El satélite fue colocado en un cohete no tripulado Atlas V, cuyo lanzamiento se demoró una hora debido a problemas en la nave portadora y de otro tipo. La NOAA hizo equipo con la NASA para concretar la misión

El satélite -valuado por la NOAA en 1.000 millones de dólares- alcanzará una órbita ecuatorial de casi 36.000 kilómetros (22.300 millas) de altitud.

En esa zona, el GOES-R se sumará a otros tres satélites con tecnología de hace 40 años, y se le conocerá como el GOES-16.

Después de varios meses de prueba, el satélite más moderno sustituirá a uno de los satélites antiguos. El segundo satélite de la serie será lanzado en 2018 y el último en 2036.(I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: