La ruta al puerto de Guayaquil con modificación por obra en paso a desnivel

Otto Peralta, Katiuska Tigrero y muchos otros usuarios de la línea 118 estuvieron confundidos. Desde ayer los buses que usualmente cogen en la intersección de las avenidas 25 de Julio y Raúl Clemente Huerta, conocida como Las Esclusas, ya no pasan por debajo del paso elevado al igual que otras 10 líneas de servicio público.

En sentido sur-norte, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) restringió la circulación y modificó los recorridos de las rutas urbanas mientras se ejecuten los trabajos de reparación de las vigas del paso elevado ubicado en dicha intersección.

“Tengo más de 20 minutos esperando el carro, uno tiene que ir al trabajo y ya con esto se hace tarde”, renegó Tigrero, quien debió caminar hasta la calle Mariana Argudo, por donde se estaba desviando la 118.

Desde esa calle los buses tomarán la Domingo Comín, avanzarán a la Roberto Serrano, y desde allí saldrán a la 25 de Julio, en sentido norte-sur, para entrar a la San Juan Bosco y dirigirse hacia el centro en su recorrido establecido.

Esa modificación se aplica a las unidades de las líneas 110, 103, 16 A y 16 SV.

Mientras, los buses de las líneas 156, 78, 35 (1), 155, 19 y 16 sí podrán acceder a la Raúl Clemente Huerta girando hacia la derecha, y al igual que el resto de buses tomarán la Domingo Comín, la Roberto Serrano para desde allí salir de nuevo a la 25 de Julio y dirigirse al centro por la San Juan Bosco.

Los buses del sistema Metrovía que transitan por allí también modificarán su retorno.

Freddy Granda, jefe de Planificación de la ATM, señaló que los trabajos de reparación de las vigas del paso elevado durarán cuatro meses. En la primera fase, de dos meses, la reparación se enfocará de sur a norte, en el siguiente periodo será a la inversa, citó.

En total, 12 vigas que están deterioradas (con trozos de hormigón desprendido y varillas de hierro descubiertas) serán reemplazadas por estructuras metálicas.

Pasadas las 09:00 de ayer los agentes de la ATM empezaron el operativo para aislar el paso elevado en reparación.

Se colocaron muros jersey de plástico y canaletas para encauzar los buses y carros particulares que venían por la 25 de Julio, en sentido sur-norte, hacia la calle Mariana Argudo.

Y con un letrero luminoso colocado en la mitad de la subida al paso elevado se restringió el paso por ese viaducto.

“Venía al mercado, y ahora adónde me voy a ir a dar la vuelta”, preguntó Isves Espinoza, chofer de una camioneta.

Mientras, los tráileres que salían del Puerto Marítimo fueron desviados por la Cacique Tomalá. Algunos tomaron la Domingo Comín, lo que causó congestión en esa avenida. 

Paso elevado
Freddy Granda, jefe de Planificación de la ATM, indicó que con la reparación de las vigas el paso elevado ganará altura, de 4,40 metros pasará a 4,85, entre la rasante de la calle y la parte inferior del viaducto intervenido.

La obra
El funcionario citó que el costo de la obra bordea 1 millón de dólares. Está a cargo de la contratista Pamela Luna, y la fiscalización será ejecutada por Lenín Baquero Plaza. (I)

Si los trabajos son necesarios está bien que los hagan, pero sí creo que faltó de comunicar más a los usuarios del transporte público, porque nosotros no sabíamos. 
Freddy Granda, jefe de Planificación de la ATM

Los trabajos tienen el objetivo principal de recuperar la altura entre la rasante de la vía (pavimento) y la parte inferior de las vigas. Por aquí circulan muchos carros pesados.
Otto Peralta, usuario de transporte público

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: