Moradores en Portoviejo desesperan por apertura de calle comercial

Víctor Almache lleva más de seis meses sin poder ingresar hasta su hogar que también le servía de negocio en la calle Francisco de Paula Moreira.

Novedades Mercy, donde vendía toldos, ha tenido que cerrar sus puertas en forma momentánea desde el pasado 16 de abril, fecha en que el terremoto convirtió a este sector de Portoviejo en parte de la llamada zona cero.

Desde aquel fatídico día, Almache ha tenido que buscar refugio en otro sector, según él, alquilando. “Estamos sin poder trabajar, he pagado alquiler, a veces no alcanza porque también debo comer… quisiera que reabran (la calle Francisco de Paula Moreira) lo más pronto”, expresó Almache.

Como él otras familias que tienen sus casas o negocios en una de las rutas más comerciales de Portoviejo aspiran a que en el menor tiempo posible esa calle sea reabierta luego de que puede observar que ya se han derribado las casas o edificios que debían ser derrocados tras ser inspeccionados y detectarse fallas en sus estructuras.

Rita Martínez dice que la vivienda de su familia lleva 90 años en el sector y que incluso tenía tres locales que arrendaba a comerciantes. Para ella, la paralización de actividades en esa zona representa un enorme perjuicio por los ingresos que dejaba la renta de locales.

En esa arteria hay letreros en los que se anuncia de ciertos negocios y consultorios que se han instalado provisionalmente en otros lugares.

En esa misma calle se levanta la clínica Santa Teresita. Renner Farfán, dueño de dicha casa de salud, señaló que en el sector se levantaban antes del terremoto un sinnúmero de locales comerciales que hoy tuvieron que reubicarse o sencillamente cerrar sus puertas.

Del caso de la clínica –que daba empleo a 32 personas– aseguró que también se proveían servicios externos a entidades públicas como el Seguro Social o el hospital, que permanecen colapsados a la fecha o deben derivar pacientes a Manta.

“Nos están cortando la posibilidad de dar servicio a la comunidad”, relató Farfán.

Mientras que en Manta, hoy, el Municipio de esa localidad determinará si la denominada zona cero volverá a estar abierta a los ciudadanos.

El alcalde Jorge Zambrano mantuvo el fin de semana una reunión con los delegados de las Fuerzas Armadas, concejales y vecinos de la zona cero de Tarqui para abordar esa petición.

Zambrano convocó a una reunión a los miembros del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) para este día con el fin de determinar qué resolución se va a tomar. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: