Pista de skate suple césped del estadio Ramón Unamuno, en Guayaquil

El gramado del estadio Ramón Unamuno no era del todo verde sino café tierra por cuestiones de mantenimiento. En los juegos últimos que se disputaron allí, niños de las escuelas de la Asociación de Fútbol Amateur de Guayas corretearon sobre un césped deteriorado. Hoy no hay estadio.

En el cuadrante de las calles Los Ríos, Cuenca, Tungurahua y Capitán Nájera, en el centro sur de Guayaquil, se construye infraestructura infantil, recreacional y deportiva. Los escenarios pertenecientes al complejo Pío López quedaron en el pasado. Permanece en pie un graderío del coliseo de baloncesto Abel Jiménez Parra, que pronto será demolido, dentro de un proceso que empezó en septiembre pasado. Solo el estadio de béisbol Yeyo Úraga no será intervenido por la empresa Inmobiliar.

Dirigentes, padres de familia de niños que entrenaban en las canchas y moradores mostraron su desacuerdo con la medida. Pero hoy, a todo ritmo, va la construcción de un parque para sumar áreas verdes a la ciudad, de acuerdo con el Gobierno.

Ahí, al menos medio centenar de obreros trabajan en varios frentes. En Los Ríos y Capitán Nájera, la tarde del 31 de octubre, un camión vertía cemento para dar forma a una rampa, una de las siete con las que contará una futura pista de skateboard.

En el terreno, de más de una hectárea, las paredes del cerramiento eran reemplazadas por rejas verdes. La colocación está en curso. Había divisores de cemento que seccionaban el área, además diez bloques de más de un centenar de adoquines estaban listos para instalarse, al igual que juegos infantiles como columpios y resbaladeras.

En el acuerdo firmado entre Inmobiliar y Fedeguayas se indica que la obra incluirá mesas de juegos, cancha de fútbol, aparatos biosaludables, zona de parqueos y más. Hace pocas semanas, Miguel Moncayo, vocero de Fedeguayas, señaló que la entidad deportiva mantendrá la propiedad del terreno.

En la obra hay un letrero que da cuenta de que la inversión asciende a $ 3,41 millones y que este mes finalizan las tareas.

Un arco de fútbol cerca a la calle Cuenca suponía lo que quedaba del estadio Ramón Unamuno, como si testificara los trabajos de los grupos de obreros que construían bancas de cemento en el centro de lo que será el nuevo parque.

Este Diario quiso abordar a un supervisor de la obra, pero este dijo que no podía hablar con la prensa, pues por hacerlo antes sin autorización fue multado.

También remitió a Inmobiliar una solicitud de información. La entidad se comprometió a responder en los próximos días.(I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: