Más de 35 mil personas han subido a La Perla desde su apertura

La Perla, imponente e iluminada con su juego de luces, es uno de los atractivos turísticos de la ciudad más visitados en este feriado. La expectativa por subirse a la rueda más grande de Sudamérica, inaugurada el 25 de octubre, se reflejaba en los cientos de personas que hacían una larga columna de unos 200 metros, a las 17:45 del jueves.

A esa hora, esa zona del malecón Simón Bolívar, por el lado de la av. Malecón y Loja, estaba abarrotada de gente. Familias guayaquileñas y visitantes no se intimidaban por la extensa fila. Decidían esperar y se ubicaban al final, por el paso peatonal de la explanada del ex-MAAC.

Pero avanzaban rápido, esperaban entre 20 y 25 minutos para subirse a una de las 36 cabinas de la rueda, al ‘vuelo’, mientras sigue girando lentamente. Es un ‘tour’ diferente de 12 minutos y 24 segundos que ya lo han hecho más de 35 mil personas en ocho días, desde el día de su apertura al público (26 de octubre) hasta el miércoles 2 de noviembre, según Guillermo Suaya, director de Proyectos de la firma Reprolimit.

Los seis integrantes de la familia Cordero Nieto, oriundos de Quito, expresaron estar emocionados por llegar a la cúspide de la noria.

“No podíamos perder la oportunidad de venir (a Guayaquil) y no subirnos a la rueda”, comentó Ana Lucía Cordero, acompañada por su esposo, Jaime Nieto, sus dos hijas, mamá y hermano. Llegaron el miércoles y se quedarán hasta hoy.

Los primeros días visitaron la Bahía, el malecón Simón Bolívar, centros comerciales y eligieron la noche para sorprenderse con el panorama del centro de Guayaquil desde lo alto de La Perla.

Las ambateñas Ximena Miranda y su hija se quedaron admiradas al ver el tamaño de La Perla, cuando llegaron a la ciudad, por el puente de la Unidad Nacional. Por ello, ellas acompañadas de familiares radicados en la ciudad decidieron visitarla y fotografiarse con la noria a sus espaldas.

Jorge Porras con su esposa, Johanna Cañizares, sus padres, Ruth Salazar y Efraín Porras, y otros parientes, oriundos de la capital, aprovecharon el feriado para visitar a los familiares de la esposa, que es guayaquileña, y hacer turismo. “Era imposible venir y no subirse para conocer este atractivo turístico”, expresó Porras.

Su esposa, al bajarse de La Perla, expresó: “Ver a mi hermosa Guayaquil desde tan alto y llena de luces y color fue espectacular”.

El entusiasmo de la hija, de 10 años, de Vladimir Yépez por conocer la rueda hizo que incluyera ese punto en el tour que le hizo a su familia quiteña que llegó por el feriado a visitar la ciudad. “Al llegar, la fila me dio mala impresión, pero avanza rápido. La rueda se ve interesante”, señaló el residente de una de las urbanizaciones de la vía a Samborondón.

En las mañanas no hay filas, se ingresa casi directo. A partir de las 16:00 y hasta la noche la afluencia aumenta y se forman largas columnas. Las selfies con la noria, dentro de las cabinas o del paisaje son las más publicadas en las redes sociales. (I)

Apunte
Ingreso

Horarios
La Perla está abierta de domingo a jueves, de 10:00 a 22:00, y viernes y sábados, de 10:00 a 24:00.

Costos
La entrada general es de $3,50, de lunes a viernes, y $5, los fines de semana y feriados. La entrada exprés (de ingreso más rápido) es de $ 7, de lunes a viernes, y $ 10, sábados y domingos.

36 
Cabinas tiene La Noria, en el ala norte del malecón de Guayaquil.

 

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: