Fortalecer mucho más el agro ecuatoriano

Hace una década parecía que la revolución agraria se haría realidad, pero continúan los reclamos por tierras y mejores condiciones de vida como señal de que en los sectores agrario y rural no ha pasado casi nada, pues muchos campesinos trabajan en tierra ajena soportando atrocidades, y otros acostumbrados a la inacción, ven las consecuencias de un proceso que no arroja resultados positivos.

En este panorama, por diversos factores que concurren para formarlo, son frecuentes las críticas al mezclar verdades con mentiras, pues la cifras son una cosa y la realidad es otra, y causan disconformidad muchas versiones que se contradicen sobre la situación del agro.

Pero más allá de eso hay variadas razones para pensar que la agricultura en efecto está estancada, necesita apoyo y, por supuesto, ante la permanente insistencia de cambio solo se han discutido algunos acuerdos con dudas y decepciones; pero en una mayoría fracasaron o fueron abandonados y queda claro eso sí, y cabe destacarlo, que en estas condiciones hay campesinos que se sienten marginados de la integración, porque hay pocas posibilidades realistas de escapar de la pobreza y desempleo.

Tenemos que apoyar mediante diálogos formales para revitalizar a las comunidades afectadas por el estancamiento de la producción; defender a las poblaciones de los riesgos en salud y en el entorno por el uso indiscriminado de agrotóxicos; aumentar la infraestructura hidroagrícola.

Es necesario atraer recursos del sector privado y fomentar las participaciones público privadas; cuidar las especies silvestres y los recursos naturales, evitando la concesión indebida de permisos para la tala, la caza furtiva y el contrabando ilegal de especies y recursos.

Pienso que tiene que favorecerse a los profesionales que trabajan en investigación agropecuaria e incentivar mucho más al sector privado para la búsqueda de nuevos procesos tecnológicos.

Espero encarecidamente que las próximas autoridades que sean electas en el país, realicen más planes de ayuda al campesino, para fortalecer el agro en nuestro lindo Ecuador. (O)

Fulton Quintana, ingeniero agrónomo, Guayaquil

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: