Billetes viejos crean confusión en los usuarios

María Flores acudió el viernes a comprar en el mercado de Iñaquito y en un puesto de frutas recibió como vuelto un billete de $ 10 y otro de $ 5 que tenía manchas de residuos de mora. Lo recibió sin problemas porque conoce que así sí son aceptados, pero siguió sus compras y al querer pagar con ese mismo billete no se lo recibieron y tuvo que regresar al primer puesto para que se lo cambiaran.

Escenas como estas se dan todos los días en los mercados, en las tiendas y en los buses, tras el anuncio del Banco Central de que solo hasta el 21 de octubre se recibieron billetes laminados (es decir, pegados con cintas adhesivas de ambos lados) o que estén incompletos hasta en menos del 50 %. Y es que muchos ciudadanos no tienen claro aún en qué casos los billetes siguen circulando y cuáles no.

EL UNIVERSO pudo constatar que muchos vendedores han tomado rigurosas precauciones para evitarse problemas.

Ana Chanchai, vendedora de legumbres del mercado por ya 40 años, cuenta que solo recibe billetes en buenas condiciones, porque sus proveedores le piden también esos billetes. A veces los acepta “con condición” a personas conocidas. Si el billete no pasa, entonces lo devuelve para que se lo cambien.

Lucía Núñez no acepta los ‘viejitos o los más blanditos’. En una ocasión hasta la máquina que cambia billetes por monedas del Banco Central ubicada en ese mercado los rechazó.

Una cooperativa de buses que va hacia el Valle de los Chillos tiene colocado en cada unidad un cartel que advierte que no se aceptan billetes rotos o en mal estado. Tania Pila dice que prefiere no recibir billetes en muy mal estado porque luego se los cobran a ella. En todo caso ayuda a sus usuarios que le han dado un billete viejo, pasándolo ese mismo momento en el peaje. Si ellos lo aceptan, entonces no hay problema.

En el peaje del Valle de los Chillos también hay carteles que indican que no se recibirán billetes en mal estado.

Ante esto, el Banco Central aclaró que sí deben seguir circulando billetes deteriorados o rotos que usen una mínima cantidad de cinta transparente para unir las partes. Que se deben aceptar billetes rotos que preservan más de la mitad de su composición y los incompletos que preservan más de la mitad de su composición. No hay problema de recibir manchados, quemados o alterados por efecto de la humedad. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: