La palabra diaria

Al confiar en el poder prosperador de Dios, me abro a nuevas bendiciones.

Prosperidad
La prosperidad es la herencia divina de cada persona. Cosechar la provisión abundante de Dios viene al aceptar responsabilidad por mi conciencia con respecto a asuntos financieros. Afirmo que Dios es mi fuente de prosperidad instantánea, constante e infinita, y me permito sentir la verdad de esas palabras. Fomento estas semillas de pensamiento en el suelo fértil de la sustancia divina y desyerbo cualquier pensamiento de escasez o limitación que pueda dañar los frutos de mi trabajo. Con fe mantengo mis pensamientos centrados en las ideas divinas de abundancia y suficiencia. Al cultivar mi conciencia, abro el camino para bendiciones nuevas e infinitas.

2 Corintios 9:10
“Y aquel que da semilla al que siembra, y pan al que come... los multiplicará, aumentándoles así sus frutos de justicia”. (F)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: