Símbolo patrio, motivo de inspiración literaria

Ayer, 31 de octubre, exaltamos con alborozo a nuestro hermoso blasón, el escudo nacional como símbolo e identidad de la patria.

No solo el 31 de octubre, sino el 1 de noviembre y todos los días tenemos los ecuatorianos sobrados motivos y de manera especial las instituciones públicas, los maestros y los estudiantes, las entidades patrióticas, los medios de comunicación, etcétera, para afianzar el estudio y la práctica de las correctas normas del uso de los símbolos de la patria, en este caso del escudo. No solo resume, el escudo, la belleza de nuestro territorio en sus regiones naturales, sino también fechas de trascendencia histórica para los ecuatorianos, valores humanos, la gloria, la paz.

El escudo del Ecuador no puede ser más hermoso ni más significativo, es casi mágico su paisaje con el Chimborazo, de cuyas nieves perpetuas descienden al cristalino raudal el caudaloso río Guayas, que representan a la Sierra y la Costa, como ejemplo de unidad. Todo este impresionante paisaje sirvió de inspiración literaria para que la poetisa chilena Gabriela Mistral viera, en el escudo nacional, representada la identidad de los ecuatorianos, con palabras que serían motivante reproducirlas para conocimiento de todos. (“...Hace años vi al azar en una enciclopedia el Escudo ecuatoriano y me quedé pegada a él, mirando y sonriendo, viendo y celebrando. Lo que me atraía y me retenía en vuestro escudo lo quiero decir ahora. La América del Sur es un continente creado bajo el signo de piedra y agua, de piedra señera que rebana el cielo y de agua fluvial que corrige la dureza de aquella amazona tremenda. Apenas conoce una faja de desierto nuestra América y apenas prueba en algunos puntos la maldición de la sequía; toda ella es cabrilleo de luz en lo alto y espejo de agua en lo llano. Y yo encontré en vuestro escudo, para gusto mío, este signo mellizo de piedra y agua que es símbolo crucial del continente...”).

Enseñemos a nuestros hijos y alumnos que el escudo al igual que la bandera y el himno es símbolo de gloria, dignidad, integridad, identidad nacional y constituye un acto de estricta justicia ensalzarlo.(O)

Flavio Agustín Zúñiga Alarcón, Guayaquil

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: