Venezuela, en un escabroso camino para seguir diálogo

Ante una división cada vez más marcada entre bloques detractores del régimen, la oposición venezolana advirtió ayer que la continuidad del diálogo depende de los ‘gestos’ que haga el Gobierno y aseguró que mantiene su ofensiva para destituir al presidente Nicolás Maduro, en un creciente clima de desconfianza y divisiones internas.

“Que se haya abierto (el diálogo) no quiere decir que se va a paralizar la lucha”, alertó el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba.

“A Maduro no le creo ni los buenos días”, afirmó el líder opositor Henrique Capriles.

Delegados de ambas partes acordaron ayer en la madrugada una agenda de diálogo, tras una reunión que se inició la noche del domingo, bajo auspicio del Vaticano, Unasur y una comisión de exgobernantes.

La excarcelación de opositores y elecciones anticipadas o reactivación del referendo revocatorio –cuya suspensión hace 12 días agravó la crisis–, son las principales peticiones de la MUD a un gobierno que niega que haya presos políticos y que sostiene que no se va a “dejar tumbar”.

Las partes volverán a reunirse el 11 de noviembre en Caracas, pero antes trabajarán en mesas separadas sobre temas como respeto al estado de derecho; justicia, derechos humanos, reconciliación; crisis económica y social; y el espinoso asunto electoral.

Analistas advierten que el Gobierno quiere ganar tiempo. Para la consultora Eurasia Group (con sede en EE.UU.), el Gobierno asiste al diálogo con dos objetivos: “dividir a la oposición y ganar tiempo”.

Las grietas quedaron al descubierto. Uno de los principales partidos de la MUD, Voluntad Popular (VP), de Leopoldo López, preso, y 14 agrupaciones del bloque se marginaron del diálogo. “Nuestro gran temor es que el diálogo solo oxigene al Gobierno”, dijo el coordinador de VP, Freddy Guevara.

Torrealba anunció que ‘reformularán’ una marcha prevista para este jueves. Pero Guevara advirtió que “el diálogo va a funcionar solo con el pueblo movilizado”.

“La marcha no está autorizada, no puede llegar a Miraflores porque allí hay una concentración de miles “de chavistas”, aseguró el delegado del Gobierno para el diálogo chavista Elías Jaua. (I)

11
de noviembre es la próxima cita de la mesa general de diálogo.

Las 4 mesas
Paz, respeto al estado de derecho y a la soberanía nacional, coordinada por el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

Verdad, justicia, derechos humanos, reparación de víctimas y reconciliación, la dirigirá la Santa Sede.

Económico, social, coordinada por el expresidente de R. Dominicana Leonel Fernández.

Generación de confianza y cronograma electoral, dirigida por el expresidente panameño Martín Torrijos.

Escenarios

Apoyo de EE.UU.
El subsecretario estadounidense de Estado para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, está en Caracas para transmitir el apoyo de Washington al diálogo.

Marcha de oficialismo
El oficialismo realizará a partir de hoy una serie de movilizaciones, como contrapartida de la marcha que planea la oposición para el jueves hacia el palacio presidencial.

DD.HH. en la ONU
Venezuela comparece hoy ante la ONU para someterse a un examen sobre derechos humanos. Libertad de expresión, independencia de poderes o escasez están entre los temas.

114 presos políticos
La ONG Foro Penal informó que la cifra de presos políticos en Venezuela ascendió a 114, incluidos 13 detenidos en la marcha opositora denominada la ‘Toma de Venezuela’.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: