La palabra diaria

Me refugio en la presencia de Dios, y me siento seguro y a salvo.

Seguro y salvo
Mi paz se magnifica cuando recuerdo que Dios es omnipresente. Durante cualquier desafío, en mi vida o en el mundo, me refugio en Dios. Reconozco su presencia y poder gracias a mi fe. Sé que Dios me bendice y protege siempre. Esa presencia divina también protege a mis seres queridos. Afirmo para ellos: el poder de Dios los protege. La presencia de Dios vela por ustedes. Estas palabras de la oración de protección son recordatorios de que la presencia protectora de Dios envuelve a mis seres queridos. Bien sea que estén conmigo o lejos de mí, confío en que la sabiduría de Dios los guía en todo momento. Rodeados por el amor y la luz de Dios, estamos seguros y a salvo en todo momento.

Salmo 62:8
¡Confíen siempre en Dios! Vacíen delante de él su corazón! iDios es nuestro refugio! (F)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: