Voto latino, crucial en comicios en EE.UU.

“Donald Trump es una persona políticamente incapaz de llevar las riendas de este país (...). En mi caso, Trump fue el motivo para que yo me empadronara y así ejercer mi voto a favor de (Hillary) Clinton. Si así como cambia de pensamiento político va a tomar decisiones determinantes si llegase a ser presidente, que Dios nos ampare”. Así opina la joven Adriana Jadán, una neoyorquina, hija de padres ecuatorianos.

Con ella concuerda Mary Jimbo, residente en Nueva York. “No me gustaría (Donald Trump) como presidente... pienso que él fomentaría el odio racial. Si antes de llegar a la Casa Blanca ya lo está fomentando, imaginen si ganara”.

Las posturas a favor de Clinton se multiplican entre ecuatorianos en EE.UU., acorde con sondeos que le dan una ventaja entre los hispanos por su postura sobre la inmigración, tema que ha sido foco de polémica del candidato republicano, quien ha reiterado su plan de deportar a los indocumentados o de construir un muro.

Hay ecuatorianos que también apoyan a Trump y están de acuerdo con su propuesta de frenar el ingreso de indocumentados. “Hay mucho inmigrante y el trabajo escasea. Antes, por ejemplo, se pagaba bien por retirar la nieve de las calles, ahora con tanta oferta de mano de obra pagan muy poco”, dice un compatriota que prefiere no identificarse.

“Si Estados Unidos no hace algo con respecto a la inmigración de personas indocumentadas, el país tendrá camiones de tacos en cada esquina”, dijo en septiembre pasado el mexicano Marco Gutiérrez, fundador de Latinos por Trump, cuya frase provocó polémica.

La cruda campaña en el tema migratorio desató una disputa de los candidatos por el voto latino, quienes aumentaron sus esfuerzos por buscar ese voto en estados con mayor presencia de hispanos como Nueva York, Florida o California.

En EE.UU., 24 millones de hispanos están en condiciones de votar, pero solo unos 13,1 millones lo harían, según la organización Naleo. La cifra, no obstante, representaría un aumento del 17% respecto de los 11,2 millones de hispanos que sufragaron en las presidenciales del 2012, publica AP.

Entre activistas latinos hay optimismo. Decenas de grupos, entre ellos la Federación Hispana, Voto Latino, la Coalición de Inmigrantes de la Florida, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos han trabajado registrando votantes para que puedan sufragar.

Oswaldo Guzmán, presidente del Comité Cívico Ecuatoriano en Nueva York, comenta que apoyan a Clinton y destaca la apertura histórica de los demócratas que “siempre han sido más accesibles” al inmigrante y sus derechos. “Definitivamente, el señor Trump ha demostrado una arrogancia fascista que no comulga con los derechos de los compatriotas que están en posición de riesgo al no tener sus documentos de libre estadía en este país”, dice.

“El voto latino va a ser muy importante”, aseguró Moses Mercado, miembro del partido Demócrata, quien visitó Guayaquil en septiembre y recorría algunos países junto con el republicano David Kramer, quien criticó a los demócratas por haber presentado a la campaña de Trump como antiinmigrante.

Un informe del Center for American Progress reveló que EE.UU. reduciría su PIB en medio billón de dólares al año si deporta a 11 millones de indocumentados, un impacto similar al de la última crisis económica, publicó elpais.com. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: