Temas

Fuerza Aérea

Fuerzas Armadas

Gobierno Nacional

Aviación

Historia

Libros

Fiestas

Militares

Soldados

Escuelas

Voluntariado

Aviones

Tierra

Calidad del aire

Acción militar


Día del paracaidista ecuatoriano

Hace exactamente sesenta años, el 29 de octubre de 1956, tal como lo reseña el Libro de Oro del Paracaidismo Ecuatoriano, en la población de Muey, cerca de Salinas, un grupo de soldados de nuestro Ejército ecuatoriano conformado por 7 oficiales y 27 voluntarios, al mando del capitán Alejandro Romo Escobar –quien fue el pionero del paracaidismo militar– realizaron el primer salto en paracaídas de banda desde un avión C-47 de la FAE; motivo por el cual en ese día se rindió un homenaje a todos los paracaidistas, especialmente a quienes fueron instructores de la décima primera promoción de militares técnicos de la Escuela de Especialidades de la Fuerza Áérea Ecuatoriana, que egresamos de aquel centro de instrucción hace exactamente cuarenta años.

Aquel grupo de instructores de Fuerzas Especiales Boinas Rojas, de los que guardo los mejores recuerdos, estaba compuesto por el sargento Ángel Sandoval, cabos Egas, Herrera, Cabezas, Paspuel, Cruz, y soldado Rivadeneira; a quienes durante catorce meses nos impartieron sus conocimientos y destrezas militares. Con mucha emoción recuerdo una de muchas anécdotas, como la que sucedió cuando fuimos al polígono de tiro, cuando pese a que la mayoría habíamos dado en el blanco, nuestros instructores no quedaron satisfechos ya que eran muy estrictos y exigentes, ordenando como sanción subir y bajar armados y equipados el cerro de San Eduardo; todavía me parece escuchar el sonido de los proyectiles y percibir el olor de la pólvora, como también del aceite con el cual limpiábamos nuestros fusiles Fal. Me siento orgulloso de haber sido instruido por paracaidistas que en cada salto desafían a la muerte; hombres que no sienten vértigo ni miedo; están adiestrados para soportar la fatiga y el cansancio en aire, tierra y mar. Reciban ustedes, soldados de élite, caballeros de la paz y “demonios” de la guerra, el reconocimiento y admiración y, como dice la estrofa de una canción marcial: “... me parece que lo veo por su cúpula, hamaqueado por los vientos, arrullado y retando al ventarrón”. ¡Feliz día a todos los paracaidistas del Ejército, Marina y Aviación del Ecuador! (O)

Jorge Alfredo Gómez Moreira, sargento de Aviación (SP); Guayaquil

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: