La hermosa feria artesanal en Otavalo

Mágica impresión tienen los visitantes de la feria de los ponchos, ubicada en la Plaza Centenario de la ciudad de Otavalo, la capital intercultural del Ecuador y el mercado artesanal indígena más grande de Sudamérica.

El sábado, día de feria, observando el camino desde lo alto, se puede intuir que se asemeja al esqueleto de un pez cuya cabeza se asienta en el Mercado 24 de Mayo; la cola, en la calle Quiroga; la columna vertebral, en las calles Sucre y Modesto Jaramillo que parten hacia arriba hasta alcanzar un largo de más de 10 cuadras; las espinas son las transversales, una a cada lado de las calles paralelas. El Mercado 24 de Mayo que es de construcción maciza, data de muchos años atrás, debe ser estructurado dejándole su estilo que lo llena de encanto, Al frente, lado derecho, hay una extensa construcción de muchas columnas y arcos pintada en blanco, un poco deteriorada (joya arquitectónica), hay que restaurarla. Tres cuadras más abajo está la Plaza Centenario con tarimas y toldas multicolores que anuncian que esta es la feria de los ponchos, donde el comercio no consiste solo en vender sino en intercambiar mutuos beneficios. Aquí se encuentran los mejores tejidos en lino, lana, algodón; en paja toquilla; finos bordados a mano; artesanías de las materias primas más increíbles. En las calles subsiguientes convertidas en peatonales, usted encuentra personas de varias nacionalidades que filman, hacen preguntas que son respondidas con amabilidad. Ese diálogo tiene valor social, de ahí aflora el distintivo de la feria, la personalidad del otavaleño que tiene el don de transformar lo rústico en objetos de belleza. Terminada la feria, la actividad continúa, pues la ciudad es emporio de arte y comercio.(O)

César Antonio Jijón Sánchez, Daule

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: