Venezuela anuncia diálogo con mediadores; Capriles ratifica protestas

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición iniciaron este lunes un diálogo con miras a superar la aguda crisis política que atraviesa Venezuela, días después de que se suspendiera un referendo destinado a remover al mandatario.

Con el auspicio de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y el aval del Vaticano y tres expresidentes, las partes se reunieron y convinieron en que el 30 de octubre se llevará a cabo el primer encuentro en la isla de Margarita.

"Son momentos muy tensos para el país, muy rudos", dijo el secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba. "En medio de una situación como esta, es un bálsamo para todos los venezolanos la presencia del enviado personal del Papa Francisco", agregó.

El monseñor Emil Paul Tscherrig, nuncio de Buenos Aires, será acompañante de las conversaciones que también cuentan con el aval del ex mandatario español José Luis Rodríguez Zapatero, el dominicano Leonel Fernández y el panameño Martín Torrijos.

CARACAS.- Emir Paul Tscherrig (c), enviado del papa Francisco, dando el anuncio junto a los expresidentes de República Dominicana, Leonel Fernández (i), y de España, José Luis Rodríguez Zapatero (AFP)

El anuncio se produjo el mismo día en que Maduro realizó una visita no programada al Vaticano para reunirse con el Papa, quien le instó a tomar el sendero del diálogo para aliviar el sufrimiento de sus ciudadanos en medio de una aguada crisis económica.

"Le di las gracias en el nombre de Venezuela por todo el apoyo para que por fin, definitivamente, se instale una mesa de diálogo entre los distintos factores de la oposición y el gobierno legítimo y bolivariano que yo presido", dijo el presidente a la televisora oficial VTV.

Durante la audiencia, Francisco instó "al diálogo sincero y constructivo" entre el gobierno y la oposición a fin de "aliviar el sufrimiento" de la gente, precisó una nota del Vaticano.

VATICANO.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (i), en el lugar donde se reunió con el papa Francisco (AFP)

La semana pasada, el Consejo Nacional Electoral (CNE) pospuso hasta nuevo aviso el plebiscito contra Maduro, prácticamente eliminando la posibilidad de que se celebre antes de la fecha clave del 10 de enero del 2017.

De realizarse el referéndum luego de esa fecha, no es necesario celebrar nuevas elecciones y sería el vicepresidente quien concluiría el mandato de Maduro, asegurando la permanencia del chavismo en el poder hasta el 2019.

Tras ello, la oposición denunció la ruptura del orden constitucional, llamó a multitudinarias protestas a partir del miércoles e inició un debate en el Parlamento con miras a iniciar un juicio político a Maduro.

"Diálogo no puede seguir significando una estrategia del gobierno para ganar tiempo (...) es un espacio de lucha para construir un país mejor para todos", destacó Torrealba.

Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia reciente con la inflación más alta del mundo, recesión económica, constantes fallas en los servicios públicos y escasez que obliga a miles de personas a esperar horas en largas filas en búsqueda de bienes básicos, medicinas y repuestos.

La crisis ha golpeado la popularidad de Maduro, heredero político del fallecido Hugo Chávez, al punto que una reciente encuesta de la firma Datanálisis sostiene que hasta un 71,8 por ciento de los entrevistados votaría por revocar su mandato.

Diálogo en duda

La noche del lunes, sin embargo, el líder de la oposición, Henrique Capriles, dijo que se enteró del diálogo por la televisión y aseguró que no se había iniciado aún.

"Por supuesto que nosotros vamos a ir a un llamado de la Iglesia (pero) en Venezuela no se ha iniciado ningún diálogo", se quejó Capriles. "Estos diablos pretenden utilizar la buena fe del Papa Francisco para buscar tiempo".

El dos veces candidato presidencial lamentó que en el comunicado leído por el enviado del Papa Francisco no se haya hablado del hambre que sufren los más necesitados, de la angustiante escasez de medicinas, de los políticos presos y del "golpe de Estado" que significó la suspensión del revocatorio.

"Aquí no va a venir alguien que tiene su propia agenda a utilizarnos a los venezolanos (...) este comunicado pareciera redactado por Zapatero, que siempre ha estado opuesto al revocatorio", remató el también gobernador del estado Miranda.

Además, Capriles dijo que las multitudinarias protestas pautadas para el miércoles eran las primeras de una serie de marchas y manifestaciones que se extenderán hasta que el Gobierno "respete la Constitución" y no descartó protestar hasta las puertas del Palacio de Gobierno.

Simultáneamente, el diputado Luis Florido, del partido Voluntad Popular -fundado por el opositor encarcelado Leopoldo López, también negó el arranque de un diálogo.

"No ha iniciado ningún diálogo, es incierto que están ya dadas las condiciones para eso", manifestó Florido, presidente de la comisión de política exterior del Parlamento, dominado por la MUD.

Tanto Capriles como Florido, quienes expresaron su confianza en las gestiones del Vaticano, reiteraron los llamados a la protesta nacional del próximo miércoles contra la paralización del referendo.

"No podemos ir a un proceso de diálogo que signifique para el gobierno que acá no cambia nada. Tengan la absoluta seguridad de que la oposición no se va a prestar para eso", aseveró Capriles.

"Es el pueblo el que tiene que hablar. No se resuelve la crisis sentando al gobierno y a la oposición y sacándonos una foto. El gobierno está jugando, producto de esta situación, a que se destruya la Unidad", agregó.

Desde el Vaticano, Maduro saludó la "instalación de la mesa de diálogo" y pidió a la oposición alejarse del "camino del golpismo".

En tanto, cientos de jóvenes protestaron el lunes en la ciudad occidental de San Cristóbal, quemando basura y bloqueando caminos en reclamo por la suspensión del referéndum revocatorio.

Testigos de Reuters reportaron enfrentamientos en San Cristóbal entre los manifestantes y uniformados, que dispararon balas de goma. Las escaramuzas dejaron 27 estudiantes heridos, según un conteo de los propios universitarios.

SAN CRISTÓBAL, Venezuela.- Una vista de las protestas (AFP)

"Todos los días del mes hasta que salga esta dictadura, estaremos en la calle de forma pacífica", dijo Yhender Guerra, integrante de un movimiento universitario. "El Gobierno nos ha quitado tanto que nos ha quitado hasta el miedo", agregó. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: