Sonda marciana de la ESA sigue sin enviar señales

La Agencia Espacial Europea (ESA) desestimó la importancia de la aparente pérdida de su sonda en Marte, al declarar este jueves que la gran cantidad de datos ya enviados por el módulo le ayudará a preparar una nueva misión al planeta rojo.

El módulo Schiaparelli fue diseñado principalmente como ensayo tecnológico para enviar un robot a Marte en el 2020 que no corra la misma suerte del Beagle 2, la sonda europea que dejó de funcionar tras posarse sobre el vecino planeta en el 2003.

Según las señales recibidas, el Schiaparelli ingresó en la atmósfera marciana tal como estaba planeado el miércoles y usó su paracaídas para descender, pero dejó de emitir ondas poco después.

Los expertos opinan que quizás la nave descendió demasiado rápido o demasiado lento, y que en todo caso los 600 megabytes de datos enviados quizás den la respuesta. Semejante paquete de información equivale más o menos a 400.000 páginas de datos.

“El experimento ha ofrecido una enorme cantidad de datos y obviamente tendremos que analizar todo eso en los días y semanas siguientes, pero nos inspira confianza para el futuro”, dijo David Parker, director de misiones humanas y exploración robótica de la Agencia Espacial Europea.

“Tenemos que entender qué fue lo que pasó en esos últimos segundos y ello probablemente tardará un tiempo”, aclaró. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: