Arrestan a Eduardo Cunha, arquitecto de la destitución de Dilma Rousseff

La policía brasileña arrestó ayer al exdiputado ultraconservador Eduardo Cunha, cerebro del impeachment que destituyó a la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, en medio de una investigación por su supuesta vinculación con la corrupción de la estatal Petrobras.

Cunha, que como presidente de la Cámara de Diputados llegó a ser segundo en la línea de sucesión presidencial, será trasladado a Curitiba para quedar a disposición del juez federal Sergio Moro, a cargo de las causas que investigan sospechosos sin fueros privilegiados (ministros y legisladores), informó un asesor de esa fuerza.

“Fue detenido en Brasilia, podemos confirmar”, dijo un asesor de la policía, sin ofrecer más detalles.

Fuentes del juzgado de Moro, devenido en ícono de la lucha contra la corrupción que desvió más de 2.000 millones de dólares de la petrolera, indicaron que el proceso está bajo secreto de sumario y que aún no ha sido liberado el escrito del magistrado con las razones que motivaron la intempestiva detención.

Cunha, de 59 años, enfrenta acusaciones de corrupción pasiva, lavado de dinero, ocultamiento de cuentas en el extranjero abastecidas con dinero ilegal de Petrobras, abuso de poder y realización de maniobras para obstaculizar investigaciones. El exlegislador, un activo evangélico del partido de centroderecha PMDB, al que pertenece el presidente Michel Temer, fue quien aceptó el pedido de juicio político e inició el camino de la destitución de Rousseff, que puso fin a más de 13 años de poder del PT.

En tanto, la fiscalía que maneja el caso Petrobras también acusó de blanqueamiento a Delubio Soares, extesorero del PT (2000-2005), quien actualmente cumple una condena de siete años por un caso de sobornos parlamentarios. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: