Dilma Rousseff, ante el momento decisivo en el Senado

Agencias
Lunes, 29 de Agosto, 2016 - 00h07
29 Ago 2016
Brasilia -

La primera presidenta de Brasil, de 68 años y elegida en 2010 en medio de un boom económico que se hizo agua, tomará la posta de su defensa hoy, acompañada de su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva. Deberá hablar entre 30 y 60 minutos, según analistas, con un discurso más dirigido a la nación y no a los senadores, que ya tienen tomada su decisión sobre el proceso.

Dilma Rousseff es acusada de violar las normas fiscales al manipular datos que permitieron ocultar la verdadera situación de las cuentas públicas de su gobierno y emitir por decreto líneas de crédito extraordinarias sin el aval del Congreso.

La mandataria insiste en que es inocente, pues aduce que esas han sido prácticas corrientes en Brasil. y denuncia ser víctima de un golpe de Estado orquestado por su vicepresidente Michel Temer, quien ocupa la Presidencia interina desde mayo, cuando fue suspendida.

Desde que se inició la última etapa del juicio, el pasado jueves, la parte acusadora y la defensa han expuesto sus argumentos entre polémicas actitudes y opiniones.

No se sabe qué dirá en el Senado Rousseff, pero cuando entre al salón de alfombras azules estará frente a los 81 senadores que decidirán su futuro, el cual solo tiene dos vías: que los votos a favor de destituirla no alcancen dos tercios (54) y sea restituida en el cargo o que quede sin banda presidencial y sin poder ocupar cargos públicos durante ocho años.

Según un sondeo del medio brasileño O Globo, recogido por El País, de Uruguay, 53 votos en contra de Rousseff están confirmados, pero se estima que la cifra final será superior.

Rousseff, quien durante la dictadura militar que vivió Brasil entre 1964 y1985 militó en una guerrilla marxista, combatió la tiranía y fue torturada; alega que lo que hizo no supone ningún “delito de responsabilidad”, como se la acusa, y que esos actos contables fueron aplicados “sobre la base de una cadena de decisión, con análisis técnicos y jurídicos”.

El pasado fin de semana, Rousseff estuvo reunida con Lula para planificar su participación en la sesión de hoy.

Pese a todo, no parece haber un interés general por el desenlace de esta historia, en parte por los varios meses que lleva el proceso, que en teoría termina entre martes y jueves, al darse el veredicto. Un ejemplo de ello es que no se han realizado marchas a favor o en contra, e incluso los medios apuntan sus reflectores a las medidas que tomará Temer cuando ocupe el puesto de manera oficial, según el diario español El País, pues se asume que el resultado será negativo para ella.

Además de su ponencia, la mandataria deberá responder a los senadores que quieran realizar preguntas.

“Creo que Rousseff desaparecerá de la escena política. Será apenas un retrato en la galería de presidentes. El PT (Partido de los Trabajadores) acaba de declarar públicamente que no apoya su pedido de realizar un plebiscito para decidir la anticipación de las elecciones presidenciales. O sea que ni su partido está apostando a un retorno”, dijo Maria Herminia Tavares, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Sao Paulo, al sitio Infobae.

Mientras, el diario Folha de Sao Paulo expuso ayer que varios senadores mencionaron que Rousseff será quien establecerá el tono del enfrentamiento en la sesión, que comenzará a las 09:00 de Brasil (08:00 de Ecuador). (I)

Será la manifestación de una presidenta que irá al Senado y que está siendo juzgada por un proceso de juicio político sin un delito de responsabilidad”.
Dilma Rousseff,
En un evento realizado la semana anterior.

Dilma Rousseff, ante el momento decisivo en el Senado
Internacional
2016-08-29T00:07:08-05:00
La mandataria brasileña suspendida hablará entre 30 y 60 minutos en su alegato final, que luego da paso a una cuenta regresiva para la votación.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérate a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo