DP World competirá con un contrato de cláusulas especiales en Posorja

Domingo, 7 de Agosto, 2016 - 00h07
7 Ago 2016

Fue firmado en el Palacio de Carondelet el pasado 6 de junio, después de remitidos públicos sobre las negociaciones, cuestionamientos por no haberse convocado a un concurso e incluso una demanda de Contecon, el operador del puerto de Guayaquil, ante la Superintendencia de Control de Poder del Mercado, en la que alegó prácticas desleales dentro del proceso de concesión. El planteamiento fue desestimado.

Se trata de un contrato de gestión delegada bajo un esquema que es resultado de la Ley de Incentivos de Asociaciones Público-Privadas aprobada en diciembre pasado por la Asamblea nacional. Se lo firma para el desarrollo, construcción, mantenimiento y operación del puerto de aguas profundas de Posorja por los próximos 50 años. Incluye el dragado y creación de un canal de acceso y una carretera que lo unirá con Playas.

Fue suscrito y legalizado en la Notaría Cuarta de Quito por la Autoridad Portuaria de Guayaquil (APG) y la empresa DPWorld Posorja S.A., constituida en Ecuador (con un capital de $ 10 millones) propiedad de la multinacional DPWorld, que es controlada en su mayoría de acciones por el Gobierno de Dubái. Como accionistas de la compañía nacional figuran DP World Investments B.V. con el 99% y el canadiense Michael Andrew Bentley, con el 1%.

Esa condición de estatal, que en el contrato se justifica con documentos apostillados, viabilizó una concesión sin concurso, bajo la figura de “excepcionalidad” concebida en el Código Orgánico de la Producción.

Su artículo 100 señala que en forma excepcional, decretada por el presidente (la decretó el 25 de mayo), cuando sea necesario para el interés público, no se tenga la capacidad técnica o económica (es uno de los argumentos) o la demanda del servicio no pueda ser cubierto por empresas públicas o mixtas, el Estado podrá delegar la gestión de los sectores estratégicos y provisión de servicios públicos, entre esos la infraestructura portuaria. Cuando se trate de empresas de propiedad estatal, agrega, “la delegación podrá hacerse de forma directa”.

Lea también: En decreto se autorizó desarrollo y construcción de puerto de Posorja

El proyecto inicial del puerto estuvo a cargo de Alinport, que entre sus socios tenía a los grupos Nobis y Vilaseca y era dueña de los terrenos (no se especifica si fueron vendidos o transferidos). Ahora no participan en el contrato, pero Otto Bottger, director comercial de DPWorld Posorja, dijo el pasado 9 de junio en declaraciones a diario Expreso que hay un acuerdo con ambos para abrir el accionariado. Nobis tiene derecho de suscripción de hasta el 22% y el grupo Vilaseca de hasta 5%.

En su propuesta inicial y que fue lo que motivó la denuncia de Contecon, DP World planteaba que APG se comprometa a no dragar el canal del puerto de Guayaquil a más de 9,75 m ni desarrollar ninguna capacidad de manejo de contenedores adicional en un radio de línea recta de 200 km. Además, pedían que se cierre el canal actual una vez que entre en operación el nuevo.

Aunque estas condiciones no fueron admitidas por la APG, el contrato estableció cláusulas especiales para DPWorld. Una de ellas es la de equilibrio económico financiero, prevista en “caso de que el proyecto se vea afectado por otros emprendimientos de naturaleza similar, existentes o que llegaren a existir”.

Su aplicación consta entre las obligaciones de APG, en las que se establece que, en caso de requerirse el equilibrio económico, se puede extender el plazo ordinario de 50 años como mecanismo de compensación.

Así, el capítulo sobre Responsabilidad, riesgos y mecanismo de cobertura dice: “La entidad delegante (APG) no garantiza, en modo alguno, una determinada tasa interna de retorno para las inversiones efectuadas, ni márgenes de utilidad al gestor privado (DPWorld)... No obstante, sí garantiza que en caso de que el proyecto se vea afectado por hechos que no pudieron ser previstos al momento de la firma de este contrato se restablecerá el equilibrio económico financiero de este contrato...”.

Lea también: Concesión del Puerto de Posorja hasta el año 2066

La existencia de contratos o leyes modificatorias que generen variaciones en los egresos e ingresos afectando a la empresa o un evento de fuerza mayor (en los que se incluye, según el Código Civil ecuatoriano, un terremoto) podrá generar la aplicación de la cláusula del equilibrio económico-financiero.

Álex Villacrés, expresidente del directorio de APG, asegura que en el país no se han establecido condiciones similares en contratos de este tipo. Y refiere que cuando se hizo la concesión del puerto a Contecon ocurrió lo contrario: la empresa firmó cláusulas en las cuales se comprometía a no presentar ningún reclamo por la existencia de los puertos privados ni por la futura construcción del puerto de aguas profundas de Posorja.

Para el también exsubsecretario de puertos de este régimen, Posorja no será complementario a Guayaquil, sino que entrará a competir por la carga. La lejanía de la zona industrial es una desventaja para Posorja, pero su fortaleza es la menor longitud del canal de acceso y la mayor profundidad hasta 16 metros.

Juan Jurado von Buchwald, presidente de la Cámara Marítima del Ecuador (Camae), cree que el que haya competencia es sano, pero recalca que Posorja, al menos hasta que se desarrolle la Zona Especial de Desarrollo Económico Posorja, no tiene un área de influencia propia. Y esos 90 km que la separan de Guayaquil representan un costo adicional en flete.

Se construirá una carretera para unir Playas con Posorja vía El Morro. Se prevé expropiar 94 predios y cobrar peaje ($ 3 a $ 5).

Según un estudio presentado por Asotep (Asociación de Terminales Portuarios Privados del Ecuador), sobre el impacto económico que tendrían que asumir los exportadores e importadores por un puerto a mayor distancia, en el caso de Posorja, en 25 años acumulado este sería de unos $ 7.049,82 millones, en un escenario de crecimiento moderado, por incremento en el costo por flete terrestre, sin considerar los subsidios de combustible al transporte.

El proyecto de DPWorld estará exonerado del pago de impuesto a la renta por 10 años y gozará de exenciones en los tributos de comercio exterior. Y APG le aprobó el cobro de hasta 20% más en las tarifas portuarias con relación a Contecon.

Lea también: Puertos privados esperan una competencia justa con Posorja

Iliana González, directora ejecutiva de Asotep, considera que las terminales portuarias que operan en Guayaquil se enfrentan a un gran desafío frente al nuevo puerto; no obstante, se continúan realizando inversiones en infraestructura y grúas de última tecnología. Confía en que el dragado del canal de acceso (a 11 metros) traerá beneficios al comercio exterior.

DPWorld dijo, al ser consultado por este Diario sobre el contrato, que no se pronunciará por el momento. Contecon no contestó hasta el cierre de la edición las preguntas enviadas.

El director de la Asociación Latinoamericana de Puertos y Terminales ha venido advirtiendo en el riesgo que traería el fenómeno de sobredimensión de infraestructura portuaria más allá de la requerida. Y, en entrevista por vía e-mail con este Diario, al evaluar cuán atractiva sería la operación en Posorja con tarifas 20% más altas que las del Puerto de Guayaquil responde: “Yo tampoco lo entiendo”.Advierte que a la costa oeste de Sudamérica ya están empezando a llegar buques de 12.000 a 13.000 TEUS, pero solo a las economías más grandes (México, Colombia y Chile), así como a Panamá, por razones obvias. “No veo en el mediano plazo e incluso más allá, buques neopanamax llegando regularmente a Posorja. Es un tema de economía de mercado más que de características técnicas portuarias”, dice. Indica que desconoce antecedentes sobre contratos con cláusulas de “equilibrio económico financiero” y opina: “Me parece muy peligrosa para el país, porque viene atada a la del aumento del 20% en las tarifas... como, seguramente, esa tarifa no hará competitivo el puerto, sumada a la distancia terrestre, el Gobierno tendría que pagarle lo que dejen de recibir de acuerdo con el modelo económico”. (I)

Puerto de Posorja
El proyecto

Primeras inversiones
En su primera fase, DPWorld prevé invertir $ 486 millones y manejar 750.000 TEUS (contenedores de 20 pies). En la segunda fase invertirá $ 252 millones y prevé manejar 1,6 millones de TEUS. Espera comenzar a operar en 2019.

La carretera
Se construirá una carretera de 20 km para unir Playas con Posorja vía El Morro. Se prevé expropiar 94 predios y cobrar peaje ($ 3 a $ 5 por camión).

 

DP World competirá con un contrato de cláusulas especiales en Posorja
Informes
2017-06-16T16:34:05-05:00
Hay un compromiso de ‘equilibrio económico’ en caso de que el proyecto se vea afectado por otros emprendimientos similares, existentes o que llegaren a existir.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo