De voluntaria a cabeza de la Cruz Roja Guayas

Domingo, 10 de Abril, 2016 - 00h00
10 Abr 2016

Una amiga la invitó hace 22 años y se quedó. Un apretón de manos o una sonrisa sincera es parte del pago que recibe con satisfacción. Dice que la ayuda social se convirtió en su forma de vida. Por eso cuando ve en la carretera a una persona que no tiene alguna parte de sus extremidades o que está bajo la inclemencia de la lluvia pidiendo caridad, lo primero que piensa es en cómo facilitarle una prótesis o un poncho de agua con el que se pueda proteger.

Ese es el voluntariado con el que afirma comulgar Teresa Farah de Aurea, quien desde enero pasado asumió el reto como presidenta de la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial del Guayas. Aunque su relación con esta institución tiene más de dos décadas al integrarse al Comité de Damas. Ahí era parte de la comisión que se encargaba de preparar ajuares para madres de bajos recursos económicos.

El reconocimiento público que recibió el pasado jueves el presidente nacional de la Cruz Roja Ecuatoriana, Juan Cueva, es parte de los eventos con motivo de los 106 años de creación de esta institución que cuenta actualmente con 10 mil voluntarios y 24 juntas provinciales a nivel nacional.

Desde su oficina, cumpliendo ahora funciones administrativas, Farah señala su intención de administrar estos cuatro años a su manera: con honestidad, transparencia y discreción.

De hablar sereno y con sentido del humor, esta empresaria, con dos hijos y un nieto, afirma contar con el apoyo de su esposo Carlos Aurea, consultor de empresas. “Es mi asesor, siempre me reúno con él para una opinión del área financiera y contable”, manifiesta.

Aumentar el número de voluntarios, que hoy llegan en Guayas a unos 600; seguir mejorando los equipos necesarios en el banco de sangre, su principal fuente de ingresos, y crear conciencia en la ciudadanía sobre la cultura de donación de sangre, serán parte de su gestión.

“Tenemos que mejorar los índices de captación, lo idóneo sería captar 50 mil pintas al año, al momento estamos cerca de llegar a nuestras expectativas, pero hay que hacer un trabajo sostenido”, dijo Farah, de 59 años.

Reitera el deseo de eliminar en la ciudadanía el temor de donar sangre. “Queremos que la gente se concientice. Es un acto solidario que contribuye a mejorar la salud o salvar la vida de muchos seres humanos”, enfatiza. (I)

Veo que el día a día es toda una experiencia de la Cruz Roja, cuando converso dicen que enamoro sobre la institución y a todo el mundo lo quiero volver voluntario”. Teresa Farah, Cruz Roja Guayas

De voluntaria a cabeza de la Cruz Roja Guayas
Gran Guayaquil
2016-04-10T11:53:26-05:00
Como presidenta de la entidad en la provincia buscará aumentar número de voluntarios.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo