Temas

Relaciones EE.UU.-Cuba

Barack Obama

Raúl Castro

Política internacional

Relaciones internacionales

Viajes oficiales

Jefes de Estado


Castro y Obama ventilan sus diferencias en materia de derechos humanos y democracia

El presidente Estados Unidos, Barack Obama, dijo este lunes a su homólogo cubano, Raúl Castro, que las discrepancias entre su país y Cuba en materia de derechos humanos y democracia son el principal escollo para sellar el acercamiento entre los otrora rivales de la Guerra Fría.

Castro, de 84 años, no se quedó callado y respondió que se opone a la manipulación política del tema y al "doble rasero" de quienes quieren imponerles cambios en la política de la isla de gobierno comunista.

Obama dijo que ambos mantuvieron una reunión "franca y sincera" sobre esos temas, así como las áreas de cooperación.

Castro reiteró que el acercamiento sólo avanzará si Estados Unidos levanta el embargo a la isla y devuelve el territorio que ocupa una base naval en la bahía de Guantánamo.

"Seguimos teniendo diferencias muy serias, incluidos la democracia y los derechos humanos", dijo Obama en una conferencia de prensa conjunta, donde Castro respondió preguntas no habituales.

Bloqueo económico y Guantánamo

Castro alabó las recientes medidas del gobierno de Obama para relajar los controles hacia Cuba y que el mandatario isleño calificó de positivas pero insuficientes. Pidió de nuevo a Estados Unidos que devuelva a Cuba la base naval ubicada en la Bahía de Guantánamo.

Castro reiteró que el acercamiento sólo avanzará si Estados Unidos levanta el embargo a la isla y devuelve el territorio que ocupa una base naval en la bahía de Guantánamo.

Obama llegó a Cuba con la promesa de hacer presión sobre los líderes cubanos en temas de derechos humanos y libertades políticas. Castro le devolvió la pelota a Obama al mencionar que en Cuba era inconcebible que el gobierno no garantizara atención sanitaria, educación, alimentación y seguridad social. Añadió que Cuba defiende "los derechos humanos" y que "los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales son indivisibles, interdependientes y universales".

Raúl Castro pidió a su par Barack Obama levantar el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos y otras restricciones, al tiempo que ambos se comprometieron a avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas.

"Este es un nuevo día", dijo Obama parado en un atrio al lado de Castro después de que ambos jefes de Estado celebraran una reunión en el Palacio de la Revolución de La Habana.

Presos políticos

En respuesta a una pregunta periodística sobre los presos políticos, Castro exigió airadamente que se le muestre una lista de aquellos detenidos, lo que refuerza la posición de Cuba de que no mantiene presos de conciencia.

"Dame una lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos", dijo Castro visiblemente enojado. "Si hay una lista, por la noche van a estar sueltos".

La visita de Obama, el primer presidente estadounidense en ejercicio en aterrizar en Cuba en casi 90 años, habría sido impensable antes de que los viejos enemigos acordaran, a fines del 2014, acabar con más de medio siglo de agresiones diplomáticas recíprocas.

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias.

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones con Cuba, Obama está decidido a que no haya vuelta atrás en el proceso de normalización de ambos países, apenas separados por 145 kilómetros pero enfrentados por décadas. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: