Cabo lojano estuvo en repartos de Esmeraldas, Guayaquil y Latacunga

Pasadas las 17:00 del pasado martes, personal de la Brigada de Infantería Nº 7 Loja llegó a la casa de los familiares del cabo segundo del Ejército Óscar Pinta, en el sector de Belén, para darles la noticia de su deceso en un accidente aéreo.

Sus padres, Carlos Pinta y Ubaldina Puchaicela, empezaron a llorar y gritar con desesperación. Y pronto se trasladaron a Quito para estar en los actos que las Fuerzas Armadas prepararon en honor de los 22 militares fallecidos en Pastaza.

Pinta tenía 30 años, de los cuales 10 estuvo en el Ejército. Pasó por unidades militares de Esmeraldas y Guayaquil. La última misión fue Latacunga.

El pasado sábado tuvo el día franco y viajó a Loja para visitar a su familia. A su esposa, Paola Govea, le expresó su deseo de hacer un paseo este fin de semana con su suegra, María Auxiliadora Álvarez, para conocer la Basílica de El Cisne.

Álvarez contó que alguna vez advirtió a su yerno “que salga de ahí (del Ejército), no vaya a pasar alguna desgracia y la niña (su hija) se queda sola”. Pinta le dijo: “Ese es mi trabajo”. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: