Temas

Crisis migratoria en Europa

Migración

Refugiados


Eslovenia y Macedonia cierran sus fronteras a migrantes sin visado

Eslovenia ha cerrado por completo su frontera con Croacia a los migrantes sin visados válidos para la Unión Europea y ya no aceptará la entrada de trenes organizados para transportar refugiados, indicó el primer ministro, Miro Cerar.

El cierre efectivo de la ruta occidental de los Balcanes se aplicó tras la cumbre de la UE el lunes que "acordó detener la migración irregular" hacia Europa Central, añadió el primer ministro.

Unos 478.000 refugiados y migrantes han pasado por Eslovenia, la mayoría en trenes, desde mediados de octubre, cuando la ruta migrante de los Balcanes empezó a evitar Hungría después de que ese país instalara una cerca de alambre de cuchillas para cortar el paso.

En los últimos cuatro días no han entrado migrantes en Eslovenia, según la policía del país. Miles de personas siguen varadas en Grecia, junto a la frontera con Macedonia.

Hungría ampliará el estado de emergencia a todo el país en respuesta a la crisis migrante, lo que incluye más patrullas policiales y militares para impedir la entrada de migrantes.

El ministro del Interior, Sandor Pinter, afirmó que las medidas anunciadas el miércoles son necesarias debido a la incertidumbre sobre a el lugar a donde intentarán ir las personas varadas en los Balcanes después de que varios países anunciaran que sólo permitirían la entrada de personas con visados válidos para le UE.

Barreras en Hungría

Hungría declaró el año pasado el estado de emergencia en varios sitios directamente afectados por la crisis migrante y levantó cercas en sus fronteras con Serbia y Croacia, lo que ha reducido en buena parte la cantidad de migrantes que entran en suelo húngaro en su intento de llegar a Alemania y otros destinos de la Europa occidental.

No es necesario colocar una cerca en la frontera con Rumanía, dijo Pinter, ya que por ahora Rumanía ha prometido evitar que los migrantes lleguen a Hungría desde su territorio. La policía capturó el martes a 127 migrantes que entraron en Hungría, la mayoría a través de la cerca con Serbia.

El desbordado campamento de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia, sigue recibiendo refugiados a pesar del cierre de la frontera tras la cumbre entre la Unión Europea y Turquía y la decisión de los países ubicados más al norte en la ruta de los Balcanes de permitir solo el paso a migrantes con visados válidos en la UE.

Las fuertes lluvias del miércoles agravaron la situación de miseria en la que están las 14.000 personas que esperan en el campo, que hace tiempo sobrepasó su capacidad haciendo que miles colocasen sus pequeñas tiendas de campaña, donadas por ONGs, en los campos cercanos y a lo largo de las vías del tren.

Medidas en Macedonia

Macedonia ha cerrado "completamente" sus fronteras a los inmigrantes ilegales después de que Eslovenia, Croacia y Serbia anunciaran nuevas restricciones a la entrada de refugiados, informó el miércoles un funcionario de la policía.

Miles de inmigrantes se han amontonado en el lado griego de la frontera con Macedonia. Hasta ahora el país había estado permitiendo la entrada de un pequeño número de sirios e iraquíes, pero ahora ha dejado de hacerlo después de que sus países vecinos reforzaran sus políticas.

"Hemos cerrado las fronteras completamente", dijo a Reuters un funcionario de la policía macedonia que pidió no ser identificado.

Según el Ministerio de Interior de Macedonia, ningún inmigrante ingresó al país desde Grecia el martes. "Macedonia actuará de acuerdo con las decisiones tomadas por otros países de la ruta de los Balcanes", dijo el portavoz del Ministerio, en referencia a las rutas seguidas por más de un millón de inmigrantes que llegaron a la Unión Europea en el último año.

Eslovenia, Croacia y Serbia anunciaron el martes que impondrían nuevas restricciones a la entrada de inmigrantes. Las decisiones fueron anunciados horas después de que los líderes de la Unión Europea pusieran fin a la llegada masiva de personas que huyen de zonas en guerra.

Cerca de 1.000 inmigrantes permanecen varados en campos de refugiados en el lado macedonio de la frontera con Serbia, mientras que más de 400 se encuentran atrapados en "tierra de nadie" entre Serbia y Macedonia. Se niegan a volver a Macedonia y no se les permite pasar a Serbia.

Turquía en la UE

Pero pese al cierre de las fronteras y las cada vez peores condiciones, docenas de hombres, mujeres y niños cubiertos con coloridos ponchos de plástico caminaron los más de 15 kilómetros (10 millas) que hay desde una gasolinera al mayor cuello de botella de la ruta migratoria por el continente.

Turquía no debería convertirse en miembro de la Union Europea, según un veterano diputado europeo que milita en el partido de la canciller alemana Angela Merkel.

El presidente del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, dijo el miércoles que el bloque de centroderecha "es muy escéptico sobre la idea de la membresía de Turquía. No creemos que sea positivo para ningún bando".

Turquía exigió que se aceleren las conversaciones para su posible entrada en la UE, facilidades en los visados para sus ciudadanos y unos 6.000 millones euros (6.600 millones de dólares) a cambio de ayudar a Europa en la gestión de la crisis de refugiados. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: