Más de 50 muertos ayer en 3 ataques en Túnez

Túnez sufrió ayer ataques simultáneos y considerados “sin precedentes en una región vecina de Libia”, en los que murieron al menos 36 yihadistas, 11 miembros de las fuerzas de seguridad y 7 civiles.

El país fue golpeado el año pasado por atentados mortíferos. Las autoridades tunecinas anunciaron el cierre de su frontera con Libia (donde el caos político permite prosperar a yihadistas del Estado Islámico), y fortalecieron las patrullas terrestres y aéreas en la región.

Los ataques, registrados al amanecer, tuvieron por objetivo un cuartel del Ejército, una Comisaría de Policía y un puesto de la guardia nacional en Ben Guerdane, una localidad de 60.000 habitantes situada a escasos kilómetros de Libia. Entre las víctimas civiles figura un niño de 12 años.

El presidente tunecino, Beji Caid Essebsi, condenó este ataque “coordinado y sin precedentes”, que quizás tenía como objetivo “controlar la región”.

Las escuelas y oficinas públicas estaban cerradas en Ben Guerdane, según testigos, y las fuerzas del orden patrullaban en las calles e incitaban por megáfono a los habitantes a permanecer en sus casas.

Las autoridades también cortaron en la mañana la carretera costera que lleva de Ben Guerdane a Zarzis (norte).

Desde la revolución de 2011, Túnez hace frente al auge de un movimiento yihadista responsable de matar a policías, soldados y turistas extranjeros. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: