El drama de los refugiados fue premiado en el World Press Photo 2016

El drama de los refugiados en Europa, que conmocionó al mundo a lo largo del 2015 debido a la guerra civil desatada en Siria, se hizo eco en los World Press Photo.

Warren Richardson, un fotógrafo independiente australiano, ganó este jueves el prestigioso premio por una dramática imagen captada a la luz de la luna de dos migrantes pasando un bebé bajo la cerca de alambre de cuchillas en la frontera entre Hungría y Serbia.

Richardson tomó la foto el 28 de agosto, cerca del paso fronterizo de Roszke, en Hungría, donde los migrantes trataban de entrar en Europa antes de que las autoridades húngaras pudieran terminar la cerca a lo largo de su frontera con Serbia.


Warren Richardson, fotógrafo australiano ganador de la reciente edición de World Press.

"Si hubiera usado flash había delatado su posición a la policía húngara", dijo Richardson, quien acampó durante varios días en la frontera para documentar el paso de los migrantes.

Debido a la necesidad de ahorrar batería, Richardson solo vio la foto cuando regresó a Budapest para editar su trabajo.

La imagen es "increíblemente potente visualmente, pero también muy matizada", dijo Vaughn Wallace, subeditor de fotografía de Al Jazeera America y miembro del jurado.

La fotografía "le hace a uno detenerse y pensar en el rostro del hombre, pensar en el niño. Ve la dureza del alambre de espino y las manos extendidas en la oscuridad", añadió.

Más de 5 mil fotógrafos

En el concurso participaron 82.951 imágenes tomadas por 5.775 fotógrafos.

El año anterior, una foto dio la vuelta al mundo reflejando el drama de la migración -la del cuerpo del niño sirio Aylan Kurdi tendido sobre una playa-, pero esta no fue observada en el concurso.

Además, la competencia del año pasado se vio alterada por la descalificación de un ganador, quien reconoció que una de una serie tomada en la ciudad belga de Charleroi en realidad fue tomada en Bruselas y por la polémica en torno a las imágenes de la ciudad postindustrial.

Lars Boering, director gerente de la Fundación World Press Photo, dijo que se ha elaborado un nuevo código de ética y elogió a los fotógrafos por atenerse a él en gran medida.

"Vemos que los fotógrafos están tan comprometidos como nosotros a brindar imágenes precisas y justas de los sucesos y problemas más importantes del mundo", dijo Boering.

Varios ganadores en las categorías noticiosas se concentraron en la crisis de los migrantes y una de sus causas profundas, la guerra civil en Siria.


Otras gráficas que retratan la crisis migratoria, tomadas por Sergey Ponomarev.

Pero en la amplia gama de categorías admitió una mezcla ecléctica de otros temas, desde luchadores en Senegal a jugadores de hockey sobre hielo en Rusia, desde gente nadando con ballenas hasta orangutanes en los árboles.

El fotógrafo de Associated Press Daniel Ochoa de Olza ganó el segundo premio en la categoría 'Historias de Gente' con una serie de retratos de niñas españolas en un altar decorado durante el histórico festival Las Mayas en la población de Volmenar Viejo. También obtuvo el tercer premio con fotos de víctimas de los ataques de extremistas islámicos en París. Las fotos muestran gotas de lluvia sobre retratos en un monumento callejero improvisado a las víctimas de los ataques del 13 de noviembre. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: