Nuevo puerto en Posorja traerá mayor competitividad, según el sector empresarial

La construcción de nueva infraestructura portuaria a través de la inversión extranjera y el incremento de la competitividad son algunos de los beneficios que dirigentes del sector empresarial observan tras la oficialización de la empresa dubaití DP World como la constructora y operadora del nuevo Puerto de Aguas Profundas de Posorja (Guayaquil).

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, destacó la competencia que generará tener un nuevo puerto pues, según él, se trata de una alternativa para importadores y exportadores.

Daniel Legarda, vicepresidente ejecutivo de la Federacíón Ecuatoriana de Exportadores, indicó que, según sus proyecciones, el puerto de Posorja se transformará en una competencia para el Puerto Marítimo Simón Bolívar de Guayaquil, lo que resultará positivo para el mejoramiento de los servicios, aunque indicó que ambas terminales se complementarían en alguna medida.

Arosemena recomendó que a la par de la construcción de la nueva terminal naviera se fortalezca la de Guayaquil con obras como el dragado de Los Goles en el golfo (sector donde hay rocas).

“Son temas complementarios, hay que aprovechar lo que ya se tiene”, expresó.

Añadió como otro punto positivo la generación de obras complementarias que atraerá la nueva terminal portuaria, como la construcción de vías.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solís, destacó que el Gobierno invertirá este año en todo el país cerca de $ 4.800 millones en nuevas carreteras.

El anuncio de la materialización del proyecto y de obras complementarias también genera expectativa en el empresariado, que espera que la inversión de la empresa dubaití, de más de $ 1.200 millones, genere otros impactos como el mejoramiento de las condiciones de comercio para exportadores e importadores, traducido en la disminución de costos y la facilitación del comercio.

Legarda manifestó que el funcionamiento del puerto en Posorja debe estar atado a una proyección de crecimiento en los volúmenes de carga, para lo cual se debe fomentar una mayor apertura comercial que consiste en la búsqueda de nuevos mercados para el sector exportador.

Mientras, el Consorcio Nobis, representante de DP World en el país, espera para el 31 de marzo próximo la firma del contrato definitivo con el Gobierno que empezó a gestarse como iniciativa privada, según Roberto Dunn Suárez, director ejecutivo del grupo.

“Nosotros somos quienes invitamos a DP World a ingresar en el negocio. Esto de aquí fue una iniciativa privada con socios locales”, indicó Dunn.

Explicó que la construcción del puerto se hará en 4 fases. La primera empezará tras la firma del contrato y estará terminada en tres meses, mientras que la segunda se extenderá por 30 meses. Según Solís, el proyecto total durará 8 años. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: