Rusia niega que su aviación bombardeara hospitales en Siria

Un portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó las acusaciones sobre que aviones rusos atacaran un hospital en el norte de Siria, que dejaron casi 50 muertos.

Dmitry Peskov dijo el martes a periodistas que éste era un nuevo caso en el que las personas que hacen acusaciones contra Rusia no pueden respaldar sus palabras con hechos, y dijo que deberían informarse con los anuncios oficiales del gobierno sirio.

"Una vez más, desmentimos categóricamente tales acusaciones, sobre todo que quienes las hacen no consiguen probarlas nunca", declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que aviones rusos de combate habían atacado el hospital en la provincia de Idlib, destruyéndolo y matando a nueve personas.

El nuevo ministro francés de Exteriores dijo el lunes por la noche que ataques como el que sufrió el hospital "podrían constituir crímenes de guerra".

Fuerzas del gobierno sirio y una coalición de combatientes de mayoría curda avanzaron en el norte de Siria y tomaron más territorio de manos de una amalgama de grupos insurgentes.

Las fuerzas del gobierno tomaron los pueblos de Ahras y Misqan, en la provincia norteña de Alepo, indicaron la agencia estatal de noticias SANA y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Por otro lado, los miembros de las Fuerzas Democráticas de Siria, una coalición de grupos árabes y curdos, tomaron la importante localidad de Tel Rifaat, uno de los bastiones más grandes de los milicianos en la provincia de Aleppo. Después de Tel Rifaat, los combatientes tomaron también el cercano pueblo de Kfar Nash, justo al sur de la ciudad.

Las tropas del gobierno sirio, respaldadas por aviones rusos de combate, luchan en una importante ofensiva al norte de Aleppo desde principios de febrero. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: