Complicaciones y desolación en vías a Amazonía

Sábado, 25 de Julio, 2015 - 00h00
25 Jul 2015

Vidrios rotos, asientos arrancados del piso y el pasillo lleno de lodo y piedras quedaron en el bus de la cooperativa Baños que, el jueves pasado, fue alcanzado por un alud de tierra en el sector de Cuyuja, en la vía Papallacta-Baeza.

En este transporte falleció un ciudadano alemán, de 21 años, que se convirtió en la última de las cinco víctimas mortales que dejan, hasta el momento, las lluvias y deslaves que se producen, desde el miércoles pasado, en la carretera que une a Pichincha con la Amazonía.

Ayer la situación no varió y nuevos deslizamientos provocaron la interrupción de la vía en diferentes puntos. El más grave fue en el sector Chalpi Chico donde, en la madrugada, se vino abajo parte de la montaña, lo que impidió el paso de vehículos, lo cual estaba previsto entre las 06:00 y 08:00.

Eso provocó que unos 100 carros, la mayoría camiones y tráileres, con materiales de construcción queden atascados en Papallacta. Juan Brusil, transportista de bloques, exigía el paso pese a que los policías le informaban que era un peligro tratar de llegar a Baeza.

La continua lluvia que cayó en el sector durante toda la mañana y parte de la tarde de ayer generó brotes de agua, de diferente tamaño, durante todo el trayecto, amenazando con nuevos aludes.

A las 10:45 en Chalpi Chico la maquinaria habilitó un carril, pero a las 11:00 el lodo, arrastrando rocas y troncos, la volvió a tapar en segundos.

Mesías Villacrés, jefe político de Arosemena Tola, en Napo, esperaba la apertura. “La situación es muy grave y la lluvia sigue, se limpia un deslave y aparecen otros. Por ahora no hay desabastecimiento, pero se empieza a sentir en parte”, dijo.

Christian Rivera, director del Comité de Operaciones de Emergencias (COE) de Quito, expresó que entre las víctimas mortales están tres mujeres que viajaban el miércoles en un carro particular, el extranjero que murió en el bus y un maquinista que trabajaba en la limpieza de la vía y fue alcanzado por un nuevo deslizamiento. Además, ocho personas están heridas.

En tanto, ayer el COE de Lago Agrio se trasladó al poblado fronterizo de Puerto Nuevo para evaluar los daños por las inundaciones de las comunas ribereñas del río San Miguel.

“Hemos perdido los animalitos como gallinas, perros, ganado, los sembríos, todo está arrasado, necesitamos ayuda del Gobierno”, lamentó Tito Vera, del sector Cocas del Betano.

Los estragos de la inundación también se sintieron en Sozoranga, Bahía de Caráquez, Sinague, 18 de Noviembre, Cocha seca, Tigre Playa, Santa Rosa, Playera Oriental, Real Vilaneuva, Yamarun uno y dos. Familias perdieron enseres, colchones, electrodomésticos.

En Chimborazo, en el sector Tres Aguas, de Guamote, fue hallada bajo un alud la persona que estaba desaparecida el pasado jueves. En esta provincia se realizan tareas para reparar los daños en una guardería y viviendas. (I)

200 vehículos, atrapados en aludes en la zona Cuyuja.

Complicaciones y desolación en vías a Amazonía
Ecuador
2015-07-25T07:30:11-05:00
Una casa colapsó por un alud. Murió una persona y otra quedó herida, en Pelileo, Tungurahua.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo