Michelle Bachelet promete cambios profundos en Chile

Agencias
Martes, 11 de Marzo, 2014 - 09h57
11 Mar 2014
Santiago de Chile -

La socialista Michelle Bachelet asumió este martes la Presidencia de Chile por segunda vez, con la promesa de impulsar ambiciosas reformas para cambiar el rostro del país, que ostenta una sólida economía pero una abismal brecha entre ricos y pobres.

Bachelet, de 62 años y madre de tres hijos, se convirtió en la primera mandataria en gobernar por segunda vez en Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, tras liderar el país entre 2006 y 2010.

"Sí, prometo", dijo con voz firme la socialista pasado el mediodía, cuando la máxima autoridad del Senado, Isabel Allende -hija del derrocado ex gobernante Salvador Allende- le tomó en el Congreso el juramento para ser investida oficialmente como presidenta de Chile por los próximos cuatro años.

La ceremonia del traspaso de mando, que se realiza en la sede del Parlamento, en la ciudad costera de Valparaíso, contó con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, una decena de mandatarios de América Latina y otros invitados de organismos internacionales.

La médico de 62 años y madre de tres hijos se suma a la brasileña Dilma Rousseff y a la argentina Cristina Fernández como las mujeres que presiden importantes economías de la región más desigual del mundo.

Bachelet recibirá el gobierno del mayor productor mundial de cobre de manos de Piñera, quien abandona la Presidencia con una aprobación de un 50%.

"Hace cuatro años atrás iniciamos un gran proyecto, una gran aventura en el buen sentido de la palabra y hoy día los sentimientos que tengo son, por una parte de alegría, porque creo que hoy Chile es un país mucho mejor (...) y eso la gente lo sabe", dijo Piñera en sus últimas horas como presidente.

Bachelet consiguió retornar a la presidencia tras un aplastante triunfo electoral en diciembre después de haber gobernado entre el 2006 y el 2010, cuando se convirtió en la primera mujer en tomar las riendas del país.

En medio de una apretada agenda de bilaterales, Bachelet se reunió con Rousseff poco antes de asumir y acordaron que un diplomático brasileño integre la misión chilena en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde Chile es miembro no permanente hasta el 2015.

"Este es un primer paso que es muy significativo, simbólico de la intensidad de las relaciones que queremos darle a los vínculos entre Brasil y Chile", dijo el próximo canciller chileno Heraldo Muñoz.

Las relaciones con América Latina serán una "prioridad" para el nuevo Gobierno, agregó Muñoz.

Invitados

La ceremonia del traspaso de mando, que se realizará cerca del mediodía en Chile en la sede del Congreso, en la ciudad costera de Valparaíso, contará con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, una decena de mandatarios de América Latina y otros invitados de organismos internacionales.

Entre los cambios de última hora está la cancelación de la participación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, según informes de medios locales, en medio del rechazo de opositores en Chile y cuando se cumple un mes de violentas protestas antigubernamentales en ese país.

La investidura de la banda presidencial de Bachelet, símbolo del traspaso de mando en Chile, estará a cargo de la nueva jefe del Senado, la socialista Isabel Allende, hija del derrocado y fallecido mandatario Salvador Allende.

Los nuevos miembros del Congreso brindaron juramento el martes antes del cambio de mando.

La presidenta electa ha prometido aumentar los impuestos a los empresarios para financiar una reforma educacional y busca cambiar la Constitución heredada de la dictadura, junto con mejoras a la salud, entre otros desafíos.

Luego de los actos, Bachelet enfrentará una apretada agenda que incluye un paquete de 50 medidas que prometió lanzar en los primeros 100 días de su Gobierno.

Perfil político

En el 2006, se transformó en la primera mujer en gobernar un país tradicionalmente conservador y ahora marca hito como la primera persona en alcanzar la máxima investidura en Chile en dos ocasiones tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.

Torturada durante el régimen de Pinochet y madre soltera de tres hijos, Bachelet ha sido una de las líderes más inusuales en Chile desde el retorno a la democracia en 1990.

"Voy a trabajar para conducir el próximo gobierno: el primer gobierno de una nueva mayoría política y social que nos permita enfrentar la desigualdad y construir un Chile más inclusivo", dijo Bachelet en un discurso en el 2013 cuando decidió arrancar la carrera presidencial y ese ha sido el eje de su mensaje.

Es amada por gran parte de las mujeres de clase media y baja desencantadas con la elite política chilena, que se jacta de la estabilidad y el crecimiento económico de un país con la peor tasa de distribución del ingreso entre los socios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Sus críticos dicen que su popularidad depende demasiado de su personalidad afable, simpática y sencilla y muchos votantes de izquierda desilusionados con su primer mandato por sus políticas moderadas son escépticos frente a sus promesas de cambio.

"Ella plantea una suerte de ideología social más que una ideología política", dijo Guillermo Holzmann, analista político de la Universidad de Valparaíso, a Reuters.

"No hay una explicación lógica o teórica respecto a eso", explicó en referencia a su alta popularidad.

Michelle Bachelet promete cambios profundos en Chile
Internacional
2014-03-21T19:54:10-05:00
"Sí, prometo", dijo con voz firme la mandataria pasado el mediodía, cuando la máxima autoridad del Senado, Isabel Allende, le tomó en el Congreso el juramento para ser investida como presidenta de Chile.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo