Temas

Evo Morales

Nicolás Maduro

Papa Francisco

Cumbre G20


Papa Francisco pide paz en Siria y fin de espiral de la muerte

Un Papa Francisco de aspecto sombrío realizó el sábado un apasionado llamado para evitar que se extienda el conflicto en Siria, instando a los líderes mundiales a sacar a la humanidad de una "espiral de pena y muerte".

El Santo Padre, quien hace dos días catalogó la solución militar en Siria como una "búsqueda fútil", lideró a los 1.200 millones de católicos en un día de oración y ayuno global por la paz en Siria, Oriente Medio y el mundo.

"La violencia y la guerra sólo llevan a la muerte, ¡hablan de muerte! ¡La violencia y la guerra son el lenguaje de la muerte!", dijo el Sumo Pontífice en la mitad de una liturgia de oración de cinco horas frente a decenas de miles de personas en la Plaza San Pedro.

Estados Unidos y Francia están considerando una acción militar contra Damasco para castigar al presidente Bashar al-Assad por un ataque con armas químicas del 21 de agosto en el que murieron cientos de personas. El Gobierno de Assad niega que haya sido responsable del ataque.

La liturgia fue alternada por música, oraciones, la recitación del rosario y largos períodos de silencio en los que se pedía a los participantes que meditaran sobre la necesidad de la paz para eliminar la destrucción de la guerra.

"Hemos perfeccionado nuestras armas, nuestra conciencia se ha dormido, y hemos agudizado nuestras ideas para justificarnos.
¡Como si fuera normal, seguimos sembrando destrucción, dolor y muerte!", dijo el Papa Francisco, quien vistió una simple sotana blanca en lugar de los hábitos ceremoniales durante la liturgia.

"En este punto me pregunto: ¿Es posible cambiar de dirección? ¿Podemos salir de este espiral de pena y muerte? ¿Podremos aprender una vez más a recorrer y vivir el camino de la paz?", agregó.

Luego pidió a "Cada uno de nosotros, desde el más pequeño al más grande, incluidos aquellos llamados a gobernar las naciones, a responder: ¡Sí, nosotros lo queremos!".

Cuando anunció la vigilia de oración el domingo pasado, el Papa Francisco pidió a los católicos de todo el mundo que oraran y ayunaran e invitó a miembros de otras religiones a participar de la forma que consideraran adecuada con la esperanza de que una guerra mayor se pueda evitar.

"Eso es muy aterrador, muy aterrador", dijo Lennie Tallud, una científica de laboratorio clínico que visitó la Catedral de San Patricio en Nueva York. Cuando se le preguntó si creía que las oraciones harían alguna diferencia, ella respondió: "Ciertamente, de seguro, no caben dudas. Creo que lo harán, un 100 por ciento".

Yaha Pallavicini, un líder de la comunidad musulmana italiana, asistió a la liturgia junto a otros musulmanes.

"Orar por la intención de la paz es algo que sólo puede ayudar a la fraternidad y, si Alá lo desea, a evitar más guerra", dijo a Reuters.

"Como musulmanes que quieren la paz, debemos trabajar para que los valores de la fe y el diálogo prevalezcan sobre la destrucción de los pueblos", agregó.

 

Jornada de ayuno

Desde Buenos Aires a Bombay, pasando por cualquier lugar en que la Iglesia esté presente, sus responsables transmitieron este mensaje en sermones o redes sociales.

"Escuchamos esta voz procedente del mundo entero y nos emocionamos por esta cadena de solidaridad iniciada por el papa", comentó por teléfono a la cadena de televisión Sky TG24 el nuncio apostólico en Damasco, monseñor Mario Zenari.

Zenari acudirá a la catedral melquita para un velada de oración ecuménica que reunirá también a ortodoxos y musulmanes.

El llamamiento tuvo especial repercusión en Oriente Medio, donde a los patriarcas, a menudo rivales entre sí, les une ahora la preocupación por las consecuencias que podría tener la propagación de la guerra y el ascenso islamista. El patriarca de Constantinopla, Bartolomé, apoyó la iniciativa del papa.

El gran muftí Ahmad Badredin Hasun, líder del islam sunita en Siria, pidió a los fieles que se unan a la oración del papa. El patriarca maronita, Bechara Boutros Rai, conducirá una oración en la basílica de Nuestra Señora de Líbano, en Harissa, al norte de Beirut.

El vicepresidente del Alto Consejo chiita de Líbano, el jeque Abdel Amir Qabalan, respondió favorablemente a la llamada del papa Francisco.

El patriarca de Antioquía y de Oriente para los greco-católicos, Gregorio Laham, convocó a "todos los fieles al ayuno" y a los religiosos a "abrir las iglesias hasta medianoche para las oraciones".

El cardenal brasileño Joao Braz de Aviz, presidente del Consejo Pontifical para las Órdenes Religiosas masculinas y femeninas en los cinco continentes, invitó a responder masivamente a este llamado en todas las iglesias y monasterios del mundo.

Los obispos cubanos llamaron a sus fieles a participar en una jornada de "ayuno y oración por la Paz" para "corresponder a tan noble propósito uniéndonos, según las posibilidades de cada uno, a este llamado del Santo Padre".

El presidente italiano del Consejo Pontifical de la Familia, Vincenzo Paglia, se dirigió a las familias: "Queridos padres, no tengan miedo de proponer a sus hijos una comida sobria".

La comunidad árabe de Italia (Comai) anunció su participación en la Plaza de San Pedro en una "oración musulmana por la paz en todo Oriente Medio"

En el ámbito político, el presidente uruguayo, José Mujica, respaldó el viernes "la ofensiva diplomática y movilizadora" del pontífice y destacó el "enorme contenido y significado que tiene esta gestualidad pacíficamente combativa del papa Francisco".

Además, muchos grupos no creyentes, como el Partido Radical Italiano, anticlerical, y el pequeño partido de extrema izquierda SEL, apoyaron la iniciativa de Francisco y el alcalde de izquierda de Roma, Ignazio Marino, acudirá a la Plaza de San Pedro.

Maduro y Morales cumplen con el pedido del Papa entre críticas a EE.UU.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo que cumplió este sábado con el ayuno y la oración por la paz en Siria, como lo pidió el papa Francisco.

"Hemos acompañado el ayuno y la oración mundial por La Paz con fe para detener la locura de la guerra. Nos oponemos al bombardeo contra Siria" y "nada justifica la guerra, más aún cuando sabemos que detrás de las bombas llegan las trasnacionales a saquear las riquezas de los pueblos!!", escribió el mandatario en la red social Twitter.

Junto a la oración, añadió el gobernante venezolano en otro mensaje en la misma red social, "debe estar la acción" porque "Oración-Acción es un binomio milagroso" y "ahora tod@s a luchar por la Patria Humana de Paz y Respeto", sostuvo.

"Quiénes están en contra de la guerra? ¡Toda Venezuela! Quienes están a favor de la guerra contra Siria? ¡La derecha fascista, los fascistas venezolanos seguidores de (el dictador chileno Augusto) Pinochet!", los cuales, insistió, sostienen "que Estados Unidos debe bombardear Siria pronto".

En ese sentido, el presidente estadounidense, Barack Obama, reiteró este sábado su petición al Congreso para que autorice una "intervención militar limitada" en Siria, en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar al Asad en agosto.

Mientras el presidente boliviano, Evo Morales, aseguró este sábado que también realiza una jornada de ayuno, pidió a los bolivianos mantener la medida hasta la tarde.

Morales hizo esa declaración durante un acto público en el poblado cocalero de Ivirgarzama, en el centro del país, donde se inauguraron obras civiles, aunque los campesinos lugareños habían preparado la ingesta de comida como parte de los festejos.

"El Papa ha pedido hoy día ayuno, estoy viendo ollas (de comida), prohibido, hoy estamos en ayuno hasta las dos de la tarde (y está) prohibido comer, como justo homenaje al Papa que planteó ayuno por la paz, por la vida", afirmó el gobernante en el acto.

El mandatario indígena también reiteró que los planes para atacar Siria "son para matar al presidente (Bashar al Asad), para masacrar a Siria, al gobierno y al pueblo y tomar el control" del país.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: