Suburbio pierde su batallón y con él parte de su historia

Los amaneceres en el Batallón del Suburbio no son los mismos desde hace unos meses. Es más, a inicios del próximo año cambiarán rotundamente. Hoy, ya no se escucha a primeras horas del día el trote que emprendían los militares mientras recorrían las calles aledañas. Sus cánticos de guerra tampoco son muy audibles. La calma es evidente en los exteriores de cuartel.

Los cerca de 200 uniformados ahora se preparan para una transición que la población conoce a medias: serán trasladados al Fuerte Militar Huancavilca, en la vía a Daule, porque ya no existirá el histórico Batallón del Suburbio. De él solo quedará el nombre, un legado que el Ejército deja al sector.

Tanto a los ciudadanos como a las autoridades y miembros de la II División del Ejército Libertad, que permanece en el campamento, les da nostalgia la extinción de la unidad.

“Es una gran pena que se vayan los militares, porque me he identificado mucho con ellos. Yo fui conscripto y soldado en Riobamba y sé lo que es estar en el Ejército. Aquí ellos nos daban seguridad”, dice Gastón Reyes, quien vive en la 41 y la H.

Con él concuerda Julia Lino. “Con la presencia de ellos se espantan los ladrones, porque a la Policía no le tienen mucho respeto”, expresa la habitante de la 40 y la J, cuya casa está situada justo atrás del Batallón.

Ella vive en ese sector desde hace cuatro décadas y recuerda que cuando llegó ahí, los militares ya tenían su unidad, hecha de madera y cañas y rodeada por el estero Salado. Según Francisco Drouet, comandante de la II División, el Batallón del Suburbio se creó en el gobierno del general Guillermo Rodríguez Lara, en los años setenta.

Añade que el cambio de ubicación responde a una reestructuración que tiene la institución desde hace diez años.

“Hay ciertas unidades que van a pasar a conformar grandes fuertes y nosotros lo haremos yendo al Quinto Guayas (así es conocido el Fuerte Militar Huancavilca)”, dice.

El espacio físico, que comprende 77.617 m², ya fue dividido. El Ministerio de Defensa, que acoge al Ejército, entregó 7.687 m² al Ministerio del Interior para la construcción de una Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC). El resto fue transferido al Municipio de Guayaquil. Según Drouet, los planes del Cabildo son construir en 57.691 m² la terminal sur de la Metrovía y 12.490 m² restantes para canchas deportivas.

Pero hablar del cambio también le hace sentir nostalgia. “Salir de un lugar en el cual se ha trabajado por años da mucha pena, más porque esta unidad tiene muy buenas relaciones con la comunidad, pero así son los procesos de cambio y hay que seguirlos”, apunta Drouet.

Reconoce que aún no se han socializado los cambios con la comunidad y que es una tarea pendiente. Pero ciudadanos como Reyes y Lino están al tanto del proyecto de la Metrovía, sin saber que el Ejército evacuará por completo la unidad.

El Batallón también ha sido testigo de la evolución del sector. Durante su funcionamiento se han creado, en los alrededores, obras como el estadio multifuncional Luis Chiriboga Parra y la llegada de la regeneración urbana a lo largo de la calle 29. También le dio identidad a esta zona del suburbio y a líneas como la 1, 34 y 117, en cuyos buses reza la palabra “Batallón”.

Flor Jara y María Valencia, habitantes del lugar, caminan sin temores, sea de noche o de día. Con la presencia militar se sienten seguras. También rememoran los amaneceres en que sus despertadores eran el trote y canto de conscriptos.

Y hasta que llegue el cambio de ubicación, los militares, aunque en menor intensidad, se hacen notar con sus entrenamientos dentro de la sede, con sus vivadas (saludo) y con los sonidos de instrumentos de la banda militar en sus ensayos.

40 Años funcionando

Ese es el tiempo que tiene el Batallón del Suburbio, creado en el gobierno del general Guillermo Rodríguez Lara.

Detalles: Batallón

Pertenencia

Los cerca de 200 uniformados del Batallón del Suburbio son de la Policía Militar, del Cuartel General y de la Compañía Ductos. Todos irán al Fuerte Militar Huancavilca.

Obras

Según el Ejército, a inicios del 2014 se iniciarán los trabajos de la Metrovía sur.

La comunidad permanece tranquila al saber que ahí está el Batallón. Al momento en que nosotros salgamos, la comunidad se sentirá desprotegida y triste”.
Guillermo Cobos, comandante de la Policía Militar y a cargo de unidad.

Cuando estaban conscriptos, salían a correr en las mañanitas, a las 6; los muchachitos iban atrás de ellos porque era la novedad. Además, hay seguridad aquí por ellos. Cómo no extrañar a los militares”.
Flor Jara, habitante del Batallón.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: