Nelson Mandela, en estado grave, sigue en cuidados intensivos

El expresidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años, pasaba este martes su cuarta noche en un hospital de Pretoria en el que se encuentra ingresado en estado grave, pero estable, desde el pasado sábado por una neumonía.

Mandela "recibe cuidados intensivos", indicó el portavoz de la presidencia sudafricana, Mac Maharaj.

El primer presidente negro de Sudáfrica recibió el lunes la visita de su primera esposa Winnie Madikizela-Mandela y de su hija común Zindzi.

Las otras dos hijas del expresidente le visitaron el domingo, mientras que su actual esposa Graça Machel ha estado a su cabecera desde su ingreso en el hospital.

El gobierno informa con cuentagotas sobre el estado del héroe nacional, que se ha visto aquejado de problemas pulmonares recurrentes desde que se le diagnosticó tuberculosis en 1988 cuando estaba en la cárcel.

Esta es su cuarta internación en siete meses de este personaje universal considerado un símbolo mundial de la paz y el perdón y el padre de la "Nación del Arcoiris".

La presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini-Zuma, dijo que había oído que Mandela está "respondiendo positivamente al tratamiento".

"Él ha hecho su parte. Nostros rezamos para que se restablezca", dijo Kennedy Moraga fuera de una clínica especializada en enfermedades cardiovasculares en Pertoria, donde se cree que está internado.

Las visitas al héroe de la lucha contra el apartheid están estrictamente restringidas a sus familiares más cercanos en un intento de reducir el riesgo de infecciones.

A finales de abril, el presidente Jacob Zuma y responsables del Congreso Nacional Africano (CNA), en el poder, se fotografiaron junto a un Mandela muy debilitado en su casa de Johannesburgo.

La visita levantó fuertes críticas ya que muchos consideraron que los dirigentes querían sacar rédito político a esta imagen con el héroe nacional.

El CNA -que se prepara para las elecciones del 2014- ha perdido el brillo que le dio Mandela en medio de una corrupción rampante, la pobreza y el deterioro de los servicios públicos.

El partido y el gobierno negaron informaciones de la prensa local que señalaban que el entorno cercano de Mandela les había impedido visitarlo en el hospital.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: