Se hizo procesión del Corpus Christi

Decenas de feligreses, estudiantes, movimientos y agrupaciones católicas se dieron cita ayer en la Catedral para participar en la procesión del Corpus Christi por las calles del centro de la urbe.

El recorrido se inició pasadas las 19:00, luego de la misa que ofició monseñor Antonio Arregui, arzobispo de Guayaquil y presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

Aunque en el interior de la Catedral se guardó absoluto silencio para escuchar la liturgia, el ambiente en la calle fue completamente distinto. Los dirigentes de las agrupaciones acordonaban las calles por donde pasaría el recorrido, mientras en una plataforma se hacía pruebas de sonido antes de que subieran un coro y músicos.

Carola de Arteaga, del grupo Caminante de Emaús, de Urdesa, fue la encargada del arreglo de la carroza principal en la que se movilizó Arregui.

Zully de Armendáriz, del grupo de los catecúmenos, acudió con su madre Victoria de Zavala. Ambas realizan esta jornada desde hace dos años y en esta ocasión pidieron por sus hijos.

Sixto Robayo, del movimiento Cursillos de Cristiandad, destacó que “estos actos ayudan a promover la fe entre los creyentes y a que recordemos las gracias y bendiciones que Dios nos brinda día a día”.

La procesión salió desde la Catedral, recorrió la calle Chimborazo hasta la av. 9 de Octubre, donde realizó su primera parada, a la que le siguieron la iglesia San Francisco, la basílica de La Merced y en la Zona Rosa.

Los padres Pablo Pineda, Richard Alarcón Arreaga, Rómulo Aguilar y Vittorio del Vecchio confesaron a los asistentes a lo largo de la procesión que culminó en el templo de Santo Domingo de Guzmán, al pie del cerro Santa Ana.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: