Jaime Pérez: ‘No pensé que me enamoraría del teatro y la danza’

Domingo, 19 de Marzo, 2017 - 00h01
19 Mar 2017

Con una sonrisa nerviosa, y el constante movimiento de sus manos, Jaime Pérez, quien le dio vida a Pinocho en la obra presentada por el Teatro Sánchez Aguilar en diciembre pasado, compartió con el equipo de este Diario cómo la “decepción de una carrera universitaria” le abrió las puertas al “gran mundo de las tablas”.

La decisión
Ingeniería industrial fue su primera opción al graduarse como bachiller eléctrico. Pero, al segundo año de carrera decidió tomar clases de teatro con el grupo Arawa bajo la dirección de Juan Coba. “Estudiaba y actuaba, eran mundos opuestos (...). Sentía que la carrera que escogí no era lo que yo pensaba, no me veía como ingeniero sino como actor. No pensé que me enamoraría del teatro y la danza”, indica Pérez, quien descubió el mundo del microteatro con la pieza Ausencia al cubo, sin sospechar que sería su catapulta a producciones más grandes.

Descubrimiento
Pérez cuenta que después de la primera temporada que estuvo Ausencia al cubo, dirigida por Juan Coba, en el espacio cultural Microteatro, el director escénico Jaime Tamariz lo invitó a ser parte del elenco de El mago de Oz, en el 2015. “Yo iba en el bus y recibí un correo electrónico con la noticia. No sabía a quién contárselo. Estaba feliz”, comenta sonriendo este actor guayaquileño de 24 años.

Habilidades
Fue en el 2016, con un curso de danza contemporánea en la escuela de arte Sarao junto con el coreógrafo Omar Aguirre, cuando descubre que tenía ciertos dotes histriónicos que no conocía. “Tuve la oportunidad de presentar El inicio del Éxodo, en el que Aguirre me dio la libertad de crear mis movimientos con la canción La persiana de Soda Stereo (...). Ahí pude ver lo que mi cuerpo era capaz de hacer”, manifiesta. La flexibilidad, la impostación de voz y el dominio escénico fueron las habilidades que desarrolló durante sus cursos de danza y teatro. Y los puso a prueba en la obra Pinocho.

Sus personajes
Pérez procura siempre que sus personajes tengan diferente voz y movimiento. “Le dedico horas a la creación, porque siento que tiene que notarse la diferencia”. Su personaje favorito, agrega, fue el espantapájaros, en El Mago de Oz, porque “llevaba una máscara y era más libre en escena”. Tampoco tiene una cábala antes de salir al escenario. Y considera que el público “merece respeto con calidad actoral”.

Proyectos y familia
Dice que tiene miedo de encasillarse en un personaje o adoptar sus movimientos. Por eso le dedica tiempo a su vida personal. “Salgo con mis amigos, con mi novia. Vuelvo a ser Jaime Pérez”, señala.

Actualmente, trabaja en un proyecto con el grupo Teatro del Cielo, que será presentado en abril próximo. Además de obras en Microteatro. (I)

Jaime Pérez: ‘No pensé que me enamoraría del teatro y la danza’
Gente
2017-03-19T00:01:16-05:00
El mago de Oz y Pinocho fueron las obras de teatro que protagonizó en el TSA de Guayaquil.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérate a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo