Luigi Pescarolo: Barcelona SC jugó su mejor partido del año

Jueves, 16 de Marzo, 2017 - 00h01
16 Mar 2017
Jueves, 16 de Marzo, 2017 - 00h01
16 Mar 2017

El partido Barcelona-Atlético Nacional de Medellín fue muy bueno por lo que hicieron ambos. Este cuadro colombiano realmente juega bien, tiene futbolistas de un nivel estupendo. Son técnicamente muy bien dotados y se manejan bien dentro de la cancha. Creo que si Barcelona no jugaba en el nivel que mostró, habría sido muy complicado ganarle a un rival así.

El mérito es del equipo, el mérito es de la estructura y del nivel que mostraron los futbolistas. Barcelona jugó su mejor partido del año. Decíamos en otra ocasión que no se entendía por qué el equipo no tenía el mismo desempeño con el que terminó el 2016. Pues bien, la noche del martes exhibió otra vez ese rendimiento y eso marca, a partir de ahora, una exigencia para ellos. De aquí en adelante queda atrás lo que pasó y Barcelona no puede volver a ese ritmo apático que presentó antes. Tuvo muy buen nivel.

Estructuralmente le costó mucho a Gabriel Marques. Creo que debe ser el peor partido que le hemos visto al brasileño y esto es por las velocidades internacionales que se manejan. Siempre me hablaban de Marques como un gran futbolista y yo decía sí, pero las velocidades internacionales son diferentes. Matías Oyola demostró por qué está convocado a la Selección. Marcos Caicedo está en plan de franco ascenso, lo mismo Mario Pineida. En realidad, muy buen partido de Pineida; me parece que ante Atlético Nacional tuvo una actuación estupenda.

Barcelona jugó en el límite más alto de su nivel y esperamos que se mantenga así para que haga una muy buena Copa.

Respecto de la contratación en Barcelona del delantero argentino Ariel Nahuelpán hay una frase de la vida, no solamente del fútbol: Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Creo que Jonatan Álvez recién se dio cuenta contra Atlético Nacional –o tal vez en el partido anterior, con River Ecuador– de que está a punto de perder el puesto de titular.

En Barcelona traen a Nahuelpán porque con Álvez no pasaba nada; el uruguayo no rendía. Porque tal vez Álvez estaba dedicado a otras cosas –dentro de la cancha, me refiero–, menos jugar fútbol. Peleaba, discutía, pero jugaba muy poco.

Despertó en el segundo tiempo contra River, pero el martes anterior el partido de Álvez fue muy bueno. Así que ya solo el hecho de anunciar que venía Nahuelpán hizo mejorar a un jugador. Esperemos ahora a ver el rendimiento de Nahuelpán, al que hay que evaluar. Eso dependerá de la parte física, de cómo viene, de cómo se lo puede poner en forma. Recordemos que él es futbolista que normalmente tiene mucho peso corporal y a este tipo de jugadores les cuesta agarrar ritmo de competencia, respecto de otros que son más livianitos.

Nahuelpán es un goleador y le puede dar a Barcelona una alternativa en el centro del ataque. Jugar uno solo (Álvez o Nahuelpán), bien. ¿Jugar los dos? No veo por qué no. Álvez retrocede, puede acarrear, enlazar. Perfectamente pueden alinear los dos como titulares.

De Emelec (cayó 1-0 en Perú) siempre digo que el fútbol es de los jugadores y son ellos los que, en un momento determinado, deben marcar una diferencia en la cancha. Pero en estructuras como las que presentan los azules nos damos cuenta de la importancia que también tenemos los técnicos. El fútbol es un deporte de confianza.

Cuando un entrenador cambia la estructura, cuando cada uno o dos partidos usa una línea de tres, después de dos juegos una línea de cuatro, y luego vuelve a una de tres zagueros, es porque hay dos razones. La primera es porque tiene al equipo perfectamente engrasado y aceitado, con funcionamientos exactos. Y la segunda: el técnico está desesperado y no encuentra una respuesta. En el caso de Emelec, creo que es lo segundo.

El uruguayo Alfredo Arias no encuentra una respuesta de estos buenos jugadores. No sabe aprovecharlos, no sabe resolver problemas y por eso son los cambios constantes. Tener una línea de cuatro o una de tres no es solo sacar o meter un zaguero central más y ya está. Implica funcionamientos, movimientos y estructuras diferentes porque cada función del jugador es distinta.

Hay desesperación. En Emelec falta hallar y confiar en una idea de juego. Los sistemas no ganan ni pierden partidos, pero sí ordenan, estructuran y dan estabilidad a un equipo. Hay desorden y desconfianza en los jugadores producto de cambios tan drásticos. (O)

El uruguayo Alfredo Arias no encuentra una respuesta de estos buenos jugadores. No sabe aprovecharlos, no sabe resolver problemas y por eso son los cambios constantes.

Luigi Pescarolo: Barcelona SC jugó su mejor partido del año
Columnistas
2017-03-16T09:17:20-05:00
De aquí en adelante queda atrás lo que pasó. No puede volver Barcelona a ese ritmo apático de antes. Si no jugaba en el nivel que mostró, habría sido muy complicado ganarle al Atlético Nacional.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo