En su cama, antes de dormir, mi hija me preguntó a quién se le ocurría escribir finales tristes a las historias. ¿Para qué?, recalcó, con los ojos al borde de las lágrimas, si pueden inventarse lo que quieran, para qué inventarse cosas horribles... Le di un beso de buenas noches y le promet...
Sí, soy esa a la que los vecinos empezaron a llamar “la señora de las bananas”. La que caminaba semana a semana, del tranvía a la casa, con pilas de cajas de plátanos vacías, sin mirar dónde pisaba, el hazmerreír del barrio. Llené mi departamento de cartones recogidos de los...
Si más bien deberíamos echarles flores y confeti, aplaudirles, justificarles la ineficiencia, comprender que su misión es grandota y sus errores chiquitos. Ser más comprensivos y tolerantes, más “patriotas”. Si son triviales los escándalos de corrupción que nadie investiga. Gastos m...
Me hubieran visto trapeando esta tarde mientras afuera llovía. Con las medias mojadas para no dejar marcas de pantuflas en el piso. Ahorrando electricidad gracias al pop porque ni siquiera tuve que encender la radio y la canción de ayer seguía sonando en mi cabeza. Me hubieran visto trapeando mi departamento luego de haber...
La belleza no es estatus, no es un Porsche ni un look “casual” más caro que el alimento anual de cien niños en Yemen. La belleza no es vanidad: rellenarse por aquí, succionarse por allá. La belleza es desobediente, subversiva. Brilla con luz propia. La belleza no se consume, no se compra ni se vende. No se...
Marido y mujer en la cocina. Marido: Creo que me estás traicionando. Mujer: ¡Qué te pasa, hablas pendejadas! Marido: Entonces dónde estuviste anoche. Mujer: ¡¡Qué te importa!! Marido: Es que últimamente estás tan distante, casi nunca estás en casa, te comportas como lo hací...
Todo empezó esta mañana. Unos lo llaman levantarse con el pie equivocado, yo lo llamaría levantarse con el recuerdo equivocado. La culpa la tuvo el radiodespertador que le compré a mi hija hace algunos días, y desde entonces oímos pop sin misericordia, desde que sale el sol hasta que cae, especialmente...
Volver a casa tras el feriado, al buzón a punto de estallar. A esos sobres conteniendo los rugientes monstruos de la rutina: pagos pendientes, contratos mal pagados, engaños disfrazados de ofertas. Volver al escritorio donde se arremolinan los proyectos iniciados y aplazados, las ilusiones traicionadas. Volver a la refrigeradora vac...

Páginas