Iván Sandoval Carrión
El video recién viralizado en nuestras redes sociales, en el que un marido traicionado exhibe a la esposa adúltera con su amante a la salida del motel quiteño, sugiere que hemos “avanzado” en la dirección de “Black Mirror”. Durante tres temporadas, la magnífica teleserie inglesa de Netflix...
Circuló en semanas anteriores la noticia de que un grupo de psiquiatras estadounidenses afiliados a la American Psychiatric Association (APA) planteaba públicamente que el presidente Donald Trump padece de un trastorno de la personalidad narcisista. Los colegas se basaron en los criterios del DSM-5, el manual diagnóstico...
Verdadero ni diálogo genuino, porque nuestros políticos no saben debatir ni dialogar. Ellos nos representan en esas y otras limitaciones de los ecuatorianos, enamorados de nuestra propia opinión, e incapaces de escuchar al otro. Cultura de la sordera, que alcanzó la cima en la última década, dividiendo a...
Lo recién vivido por los ecuatorianos testimonia la nula confianza en nuestras instituciones, la fragilidad de nuestra democracia y la inconsistencia de nuestra sujeción a la ley. El problema no se reduce a discutir si nuestras autoridades dieron o no motivo para justificar la suspicacia popular. La dificultad fundamental radica en...
El juicio por un abuso sexual contra un niño, supuestamente cometido en un colegio quiteño hace dos años, produce preguntas: ¿Qué consecuencias mediatas tendrá para la pequeña víctima el que su caso se haya convertido en “causa célebre”, por la intromisión de tantas...
Si la Academia de Hollywood premia a lo mejor del cine norteamericano, la Golden Raspberry Award Foundation reconoce a lo peor en la víspera de la entrega del Óscar mediante los Razzies o anti-Oscars. Siendo la política ecuatoriana pura pantalla e inagotable productora de ficciones, propongo estos Razzies en las siguientes...
“Quien crea que un crecimiento exponencial puede durar siempre en un mundo finito, o está loco o es un economista” (Kenneth Boulding). Bienaventurados los chapuceros de la economía, porque de ellos será el reino de los cienos. Los cienos que ellos lanzan a los economistas contradictores, en nombre del discurso...
Siempre me causó gracia que se refiriera a sí mismo en tercera persona, como “el periodista” (con minúsculas, supongo). O que pidiera disculpas al público por “utilizar la primera persona del singular” cuando le tocaba su turno del “yo” como instancia de enunciación. Cortes...

Páginas