Jueves 18 de abril del 2013 | 21:30 Internacional

Conflicto en Siria es catástrofe humanitaria, afirma Naciones Unidas

REUTERS | NACIONES UNIDAS

ATMEH, Siria.- Abdulá Ahmed, de 10 años, quien sufrió quemaduras en su cuerpo luego de un bombardeo aéreo de fuerzas del gobierno sirio, vive desplazado con su familia en un campo de refugiados en la aldea de Atmeh.

ATMEH, Siria.- Abdulá Ahmed, de 10 años, quien sufrió quemaduras en su cuerpo luego de un bombardeo aéreo de fuerzas del gobierno sirio, vive desplazado con su familia en un campo de refugiados en la aldea de Atmeh.

Familias sirias han sido quemadas en sus casas, la gente ha sido víctima de bombas mientras espera por pan, los niños han sido torturados, violados y asesinados, las ciudades reducidas a escombros en la guerra de dos años en Siria que ha generado una catátrofe humanitaria, dijo el jueves la Organización de las Naciones Unidas.

La sombría evaluación de funcionarios humanitarios de la ONU motivó al Consejo de Seguridad, que ha estado paralizado por sus diferencias sobre cómo lidiar con la crisis desde que comenzó, a alcanzar un acuerdo no vinculante que exige el fin del empeoramiento de la violencia y condena los abusos a los derechos humanos por parte de todos los bandos.

El Consejo pidió el fin de la escalada de violencia y condenó las violaciones a los derechos humanos por las fuerzas del Gobierno del país y los rebeldes.

"La escalada de violencia es completamente inaceptable y debe finalizar inmediatamente", dijo el Consejo en una declaración no vinculante denominada como 'Elementos de Presión sobre Siria'.

Un 25% de los 22 millones de habitantes de Siria están desplazados dentro del país y 1,3 millones han huído a otros estados de Oriente Medio y el norte de África", dijeron la jefa de ayuda de la ONU Valerie Amos y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Antonio Guterres al Consejo de Seguridad.

Fue una inusual conferencia pública del Consejo de Seguridad sobre el conflicto en Siria, que fue convocada por Australia, y Amos pidió a los 15 miembros del consejo que "tomen las medidas necesarias para poner fin a este brutal conflicto".

"La situación en Siria es una catástrofe humanitaria en la que la gente común está pagando el precio del fracaso para poner fin al conflicto", dijo Amos. "Yo no tengo una respuesta para esos sirios con los que he hablado y que me han preguntado por qué el mundo los ha abandonado", agregó.

El presidente sirio, Bashar al Asad, es un aliado cercano de Rusia, país que con la ayuda de China ha utilizado su poder de veto para bloquear cualquier condena o intento por sancionar al Gobierno sirio.

Naciones Unidas dice que la guerra en Siria, que comenzó como protestas pacíficas que se volvieron violentas cuando Asad intentó aplastar la revuelta, ha cobrado más de 70.000 vidas.

"Los niños están entre quienes más sufren", dijo Amos.

"Los niños han sido asesinados, torturados y sometidos a violencia sexual. Muchos no tienen suficientes alimentos para comer. Millones han sido traumatizados por los horrores (...) Este brutal conflicto no sólo está destrozando el presente de Siria, está destruyendo su futuro", agregó.

Tras una discusión sobre el agravamiento de la situación humanitaria en Siria, el Consejo también "condenó las generalizadas violaciones a los derechos humanos por las autoridades sirias, así como los abusos a los derechos humanos de los grupos armados".

Enlace corto: