Viernes 12 de abril del 2013 Política

Fuerza pública garantizará audiencia contra Jiménez

QUITO

QUITO. El presidente Rafael Correa y el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, durante la audiencia de ayer contra el asambleísta Cléver Jiménez.

QUITO. El presidente Rafael Correa y el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, durante la audiencia de ayer contra el asambleísta Cléver Jiménez.

La fuerza pública garantizará la asistencia de los procesados a la audiencia dentro del juicio por acusación maliciosa que le sigue el presidente de la República, Rafael Correa, al asambleísta Cléver Jiménez (PK) y los activistas Fernando Villavicencio y Carlos Figueroa.

Así lo resolvió la jueza de la sala penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Lucy Blacio, quien fijó para las 15:00 de hoy la reinstalación de la diligencia, que ayer fue suspendida por la inasistencia de dos de los tres procesados. Solo Jiménez estuvo en la instalación.

De acuerdo con la resolución de Blacio, la audiencia se reinstalará bajo prevenciones legales, es decir, la fuerza pública garantizará la comparecencia de los procesados. Además, advirtió que no permitirá nuevas dilaciones y designó tres defensores públicos para que cubran una eventual ausencia de los abogados de los acusados.

Mediante una providencia notificada la tarde de ayer, Blacio confirmó, además, la multa de cuatro salarios básicos unificados ($ 1.272), que impuso a Villavicencio y a Figueroa, por no asistir a su primer llamado.

Figueroa llegó con 20 minutos de retraso, lo que legalmente implica ausencia; mientras, su abogado defensor, al igual que el de Villavicencio, no asistieron a la diligencia.

La audiencia quedó en suspenso en medio del reclamo del Correa y su defensa, que estuvieron a la hora fijada y pidieron a la jueza “no caer en tácticas dilatorias” y que dé paso a la diligencia en su ausencia.

Luis Sarango, abogado de Jiménez, denunció que no existieron garantías para que Villavicencio y Figueroa ingresen a la sala donde debía realizarse la audiencia. Los dos, a decir de Sarango, llegaron puntuales a las instalaciones de la CNJ, pero no pudieron ingresar debido a las agresiones que sufrieron por parte de las barras del movimiento oficialista Alianza PAIS, que asistieron para respaldar al primer mandatario.

En ese momento, Blacio pidió a la escolta judicial que certifique si los dos acusados se encontraban en los exteriores de la Corte pero, según el informe, ellos no fueron ubicados pese a que se los convocó con un altoparlante. Tras un receso de cinco minutos, la jueza suspendió la diligencia.

La decisión molestó a Correa. “Es una trampa de cobardes”, dijo. Y agregó que deberán probar que el 30 de septiembre del 2010 no ocurrió y que mintió cuando dijo que fue secuestrado. Luego, en su cuenta de Twitter @Mashirafael arremetió contra la justicia: “Esto (la suspensión) demuestra lo mucho que nos falta por andar para tener un verdadero sistema de justicia. Mientras esto siga así, la impunidad campeará”.

Jiménez denunció a Correa por el supuesto delito de lesa humanidad, por los actos del 30 de septiembre del 2010, pero su denuncia fue desechada y calificada de maliciosa. Entonces Correa inició la demanda.

Según Jiménez, no pudieron demostrar lo ocurrido ese día, cuando una sublevación policial terminó en enfrentamientos, debido a que la Fiscalía no investigó el caso.

Enlace corto: