Viernes 05 de abril del 2013 | 21:45 Medio Ambiente

Descubren esculturas de piedra de hace 2.000 años en El Salvador

AFP | SAN SALVADOR

Arqueólogos japoneses y salvadoreños descubrieron esculturas de piedra y fragmentos de estela de hace 2.000 años en una finca de café de la zona arqueológica de Chalchuapa, 80 km al oeste de San Salvador, constató este viernes un periodista de la AFP.

Los resultados de las excavaciones dirigidas por Nobuyuki Ito y Shione Shibata, ambos de la Universidad de Nagoya, en Japón, fueron presentados este viernes en el parque arqueológico Casa Blanca de Chalchuapa.

Entre los hallazgos sobresalen dos cabezas que podrían ser de jaguar o murciélago que fueron confeccionadas en roca basáltica y que constituyen un "descubrimiento importante" porque son únicas en Mesoamérica, según dijeron los expertos.

Ese descubrimiento podría relacionarse, según el arqueólogo Julio Alvarado, con el relato del "inframundo" planteado en el Popol Vuh (libro sagrado de los Mayas) en el que se mencionan varios niveles, entre otros la Casa del Jaguar y la Casa del Murciélago.

Con las dos esculturas, que fueron localizadas al pie de una de las principales pirámides de Chalchuapa, suman ya 55 las encontradas en todo el oeste de El Salvador.

Ito y Shibata, este último director de Arqueología de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural, destacaron que el hallazgo fue posible utilizando un georradar (subterráneo) en el sitio conocido como El Trapiche, en la finca de Café San Antonio, en la periferia de Chalchuapa.

Con las investigaciones, "se han aclarado cada vez más, aspectos relacionados a las culturas olmeca, maya y nahua, entre otras", explicó Shibata.

Los hallazgos, que corresponden al período preclásico tardío, según Shibata, ayudan a determinar que el aspecto que caracterizan a las culturas que se desarrollaron entre 800 años a.C. y 300 años d.C. "es la elaboración de esculturas de piedra tallada, al igual que en otros sitios arqueológicos de México, Guatemala y Honduras".

La zona de Chalchuapa y otras comunidades de la región oeste de El Salvador, según los arqueológos, fueron escenario de constantes migraciones en la época prehispánica.

Enlace corto: